POR APROPIACIÓN INDEBIDA

El expresidente del Barakaldo Miguel Acero, condenado a 24 meses de cárcel por apropiación indebida

El expresidente del Barakaldo Miguel Acero.
El expresidente del Barakaldo Miguel Acero. / PEDRO URRESTI

También deberá pagar 26.500 euros, aunque el exdirigente del club vizcaíno, que ocupó el sillón de Lasesarre entre 2005 y 2010, se ha declarado insolvente

SILVIA OSORIO

Pese a que el litigio judicial con David Movilla se ha saldado -en primera instancia- a favor del extécnico fabril, el Barakaldo sí gana la batalla al expresidente Miguel Acero, a quien demandó por haberse embolsado supuestamente para su propio bolsillo un total de 26.500 euros pertenecientes a la entidad. Así lo dio a conocer ayer el actual máximo mandatario del club gualdinegro, Orlando Sáiz, en la asamblea ordinaria de socios que tuvo lugar en el polideportivo de Lasesarre ante un total de 180 abonados.

Según se desprende de la sentencia, Acero, que ocupó el sillón de Lasesarre entre 2005 y 2010, ha sido condenado a 24 meses de prisión y al pago de 26.500 euros por los delitos «de administración desleal y apropiación indebida» durante las cinco temporadas que estuvo al frente del equipo de la Margen Izquierda. Sin embargo, el club vizcaíno aún no ha podido recuperar el dinero para sus cuentas, ya que el expresidente baracaldés se ha declarado insolvente.

Ante esta situación, el Barakaldo tiene la posibilidad de iniciar un nuevo proceso, de manera que se determine si la parte demandada dispone o no de bienes con los que hacer frente a la cantidad fijada en el fallo judicial. La desviación de los 26.500 euros se hizo pública en una asamblea extraordinaria de socios que tuvo lugar en diciembre de 2010, después de que Acero abandonara el club y fuera relevado en el cargo por Rodro Domínguez, vicepresidente de la anterior junta.

Aquella revelación causó un gran estupor y malestar a la masa social gualdinegra, que ha estado esperando desde entonces que la justicia compensara a la entidad con una condena firme al exmandatario. En su momento, Acero se defendió argumentando que los 26.500 euros que ingresó en su cuenta bancaria personal correspondían «al salario que el club le le adjudicó por los servicios de gerente que realizó durante su etapa al frente del equipo» y que era conocido por el resto de la directiva.

Fotos

Vídeos