Ibai Gómez, tras su hat-trick ante el Girona: «Ha sido increíble»

Ibai Gómez celebra uno de los goles./LFP
Ibai Gómez celebra uno de los goles. / LFP

El exjugador del Athletic da la victoria al Alavés en el debut de Abelardo como nuevo técnico conjunto albiazul

ELCORREO.COM

Ibai Gómez dio ayer un golpe sobre la mesa y obsequió con una victoria de oro al técnico Abelardo Fernández en su debut como entrenador del Alavés. Concretamente, los vitorianos lograron una espectacular remontada (2-3) en el estadio del Girona con tres goles del de Santutxu que pusieron fin a una racha de cinco jornadas consecutivas de liga sin perder del equipo catalán. «Ha sido increíble», reconocía el bilbaíno emocionado tras el partido.

Lo cierto es que el Girona dominó al conjunto vasco durante la mayor parte del encuentro y logró ponerse por delante gracias a los goles de Cristhian Stuani y Juanpe. Todo cambio en el tramo final, cuando el Alavés despertó y consiguió remontar gracias a los aciertos del vizcaíno, que anotó un triplete entre el minuto 71 y el 93.

2 Girona

Bono; Pablo Maffeo, Juanpe, Bernardo Espinosa (Jonás Ramalho, m. 42), Marc Muniesa, Johan Mojica; Pere Pons, Àlex Granell, Borja García (Douglas Luiz, m. 80), Portu (Aday Benítez, m. 89); y Cristhian Stuani.

3 Alavés

Fernando Pacheco; Martín Aguirregabiria, Alexis Ruano, Guillermo Maripán, Rubén Duarte; Ibai Gómez, Tomás Pina (Dani Torres, m. 80), Álvaro Medrán, Mubarak Wakaso (Alfonso Pedraza, m. 70); Bojan Krkic (Burgui, m. 62) y Munir El Haddadi.

Goles:
1-0, m. 59: Cristhian Stuani. 2-0, m. 62: Juanpe. 2-1, m.71: Ibai Gómez. 2-2, m. 87: Ibai Gómez de penalti. 2-3, m. 93: Ibai Gómez.
Árbitro:
Javier Alberola Rojas (Colegio castellanomanchego). Amonestó al local Bono (m. 86) y a los visitantes Martín Aguirregabiria (m. 26) y Rubén Duarte (m. 57).
Incidencias:
Partido correspondiente a la decimocuarta jornada disputado en el Estadio Municipal de Montilivi ante 7.316 espectadores.

Pero no todo fue un camino de rosas. El extremo bilbaíno había sido engullido por la epidemia de apatía y confusión que sufría el Alavés al completo durante el tramo inicial de la segunda mitad. No obstante, cuando más hundido estaba el conjunto albiazul, grogui y con el partido perdido, el Girona se detuvo a pensar y a mirar pasar el tiempo en lugar de firmar la sentencia casi definitiva al colista de Primera.

Para cuando los de Pablo Machín despertaron de su letargo y se sacudieron de nuevo su pereza, ya había empezado la gran fiesta de Ibai que estrenó el marcador de los vitorianos en el 71. El bilbaíno alimentó la esperanza al aprovechar su propio rechace tras una cabalgada de Pedraza, lo que permitía soñar de forma tímida con rescatar un punto de un choque que hasta entonces se había parecido más a un ejercicio de impotencia que resultaba macabro e indigerible para los aficionados. Los más realistas, de hecho, se resignaban a un nuevo capítulo de nadar contra la corriente y quedarse a un palmo de la orilla, como sucedió por ejemplo frente al Eibar en Mendizorroza. Y, sin embargo, fue solo el preludio de lo que imaginaban los más acérrimos soñadores.

Una hazaña inédita

Ibai tenía ya en su extensa colección de recuerdos algunos momentos de puro lujo: decidió él solo la eliminatoria de cuartos de final de la Copa anterior en Alcorcón, donde saltó al césped en el minuto 88 y consiguió un doblete para el 94. Incluso se había llegado a convertir en un especialista en marcar a los equipos grandes, incluido el Barcelona en el Camp Nou la pasada campaña. Pero ninguna estampa se asemejaba siquiera a la hazaña que protagonizó ayer en Girona.

Cuando su energía parecía haber llegado al límite de su consumo, el vizcaíno firmó el empate, lo que suponía ya una proeza mayúscula, al convertir un penalti provocado por Pedraza. Y en el último segundo previo al pitido final, remató un servicio de Munir, quien probablemente siga a esta hora en Montilivi a la espera de que alguien recoja lo que queda de él.

Ibai recogió al límite el testigo de Nené, el último futbolista del equipo vitoriano que firmó un 'hat-trick' en Primera, aunque ni siquiera aquel sirvió para puntuar (3-4 frente al Getafe en Mendizorroza), y el de Viguera, autor del último triplete en Segunda (Sabadell, campaña 2013-14). Ibai y el Alavés lograron sin duda la remontada más épica del curso en la Liga, pero mantener calificar de anécdota a lo sucedido en Girona sería imperdonable, pues debería transformarse en el nacimiento del milagro de la permanencia albiazul.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos