Análisis

El gran cambio de Griezmann

Griezmann es sustituido en Riazor./AFP
Griezmann es sustituido en Riazor. / AFP

El francés ha sido sustituido en tres ocasiones cuando el Atlético se jugaba todo y atraviesa su peor momento goleador

GONZALO BARQUILLAMadrid

Antoine Griezmann atraviesa su peor momento en el Atlético de Madrid. El francés, que aterrizó en el club rojiblanco en 2014, no sólo no muestra su mejor versión, sino que cada día pierde más crédito para la afición y su entrenador. Simeone ya no ve indiscutible a Griezmann, al que ha sustituido en tres ocasiones este curso cuando el resultado estaba por resolver.

Griezmann acumula siete partidos consecutivos sin ver puerta, sus peores datos como rojiblanco. Su último gol fue ante el Chelsea y las sensaciones que transmite sobre el terreno de juego no denotan el carácter ganador que se le recuerda. Simeone, que ya le lanzó un dardo en la previa ante el Deportivo, confirmó que ya no tiene en Griezmann al jugador más determinante de su equipo.

El delantero francés fue sustituido en Riazor a falta de 11 minutos para el final tras una actuación bastante gris. En su lugar entró Giménez, un defensa por un punta. El mensaje de Simeone a Griezmann era bastante claro. Aun así las cosas salieron bastante bien para el técnico argentino, que vio cómo Thomas daba la victoria al Atlético en el descuento.

El cambio ante el Deportivo no supone un aviso, sino la confirmación de que Simeone no tiene paciencia infinita con Griezmann. El técnico rojiblanco puede que espere a un jugador si se deja la piel y lo intenta por todos los medios, pero no espera ante la desidia de un hombre que antes sí lo daba todo.

El primer toque de Simeone a Griezmann llegó en la segunda jornada de la Champions en el Olímpico de Roma. Con empate a cero y todo por resolver, el entrenador apostó por Gaitán en lugar del futbolista de Mâcon. Sería la única vez que fuese sustituido por un jugador ofensivo. Así, ante el Leganés, en Butarque, fue reemplazado por Vrsaljko también con empate y con más de 20 minutos por jugar. Además, vio la cartulina roja en la primera jornada, por lo que se perdió dos encuentros, y fue también cambiado ante el Sevilla tras marcar gol.

Desde que sonara su posible salida el pasado mercado estival, el francés no se muestra receptivo con el entorno del Atlético de Madrid. Sumido en caras largas, gestos y muecas sobre el césped, Griezmann no es capaz de entrar en una buena dinámica y lo que antes era impensable ahora quizás se convierta en realidad. La afición atlética no solamente no está satisfecha con su rendimiento, sino que le reprocha una actitud pasiva ante las adversidades que afronta el equipo y no vería con malos ojos un traspaso que llenara las arcas rojiblancas.

Theo Griezmann, hermano de Antoine, además, echó más leña al fuego tras el partido entre el Atlético y el Deportivo colgando varios tuits que criticaban el juego del equipo colchonero y las decisiones de Simeone. No es la primera vez que el menor de los Griezmann engresca el ambiente rojiblanco. En otras ocasiones también ha pedido la salida de su hermano.

Fotos

Vídeos