FC Barcelona

Día frenético para cerrar el fichaje de Dembélé y verse con Messi

El presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu.
El presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu. / AFP

Bartomeu llegó a un principio de acuerdo con el Dortmund y, aunque recibió la negativa del PSG por Di María, aún confía en comprar a Coutinho

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMónaco

El presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, vive semanas muy convulsas al frente del club, que busca superar el mazazo recibido por el adiós de Neymar. Al menos, aprovechando el sorteo de la fase de grupos de la Champions en el Fórum Grimaldi de Montecarlo, Bartomeu pudo tener una reunión con el Borussia Dortmund para cerrar el fichaje de Ousmane Dembélé. El canal beIN Sports anunció horas antes de la gala europea un acuerdo por 120 millones fijos más 30 en variables, si bien el Barcelona seguía tratando de modificar el precio fijo. Los clubes desean terminar las negociaciones cuando antes, ya que el club alemán pretende saber ya este fin de semana qué hacer con Dembélé.

Bartomeu se presentó en Mónaco muy temprano. Tenía un día de lo más agitado, pese a que la principal gestión era quizá una que puede hacer, en teoría, cualquier día en Barcelona, y es reunirse con Leo Messi por el asunto de su renovación, pactada y anunciada en julio, pero no firmada. El argentino, que este jueves se supo que espera su tercer hijo con Antonella, no viajó con el presidente, sino después de entrenarse con sus compañeros por la mañana en Sant Joan Despí. Lo hizo al mediodía junto a Lieke Martens, fichada esta campaña por el equipo femenino y que estaba, al igual que Messi, nominada a mejor del año de la UEFA. Messi llegó al Hotel Le Meridien a las 15:16 horas, donde estaba desde hacía muchas horas Bartomeu. Casi se encuentra en la puerta con Mino Raiola, agente de Zlatan Ibrahimovic y Paul Pogba, entre otros, que minutos antes había recomendado a Messi irse del Barcelona «para demostrar que es el mejor del mundo».

El presidente azulgrana supo por boca de Messi que no tiene intención de irse del club a ningún sitio y que firmará la renovación, tal y como tenía acordado. Además, explicó que las fotos con Neymar no fueron un pulso, sino una casualidad, y mantuvo un mensaje similar al que explicó Gerard Piqué de que si la plantilla quiere dar un mensaje a la directiva lo hace en privado y no a través de las redes sociales.

Bartomeu estuvo todo el día junto con el director general del Barcelona, Òscar Grau, y Raül Sanllehí, director de fútbol y negociador oficial del club. Además de sus tareas oficiales (reunión de la comisión interclubes de UEFA y reunión de la ejecutiva de la ECA) el objetivo principal era verse con los representantes del Borussia Dortmund, que desplazó junto al administrador general a su secretario técnico, Michael Zorc; y del Liverpool, para tratar de lograr ese ansiado acuerdo por Dembélé y desbloquear el de Coutinho. Y es que el Liverpool, clasificado para la fase de grupos tras superar la previa, sigue en su idea de no desprenderse del brasileño, mientras que el club alemán mantiene sus pretensiones económicas y quiere saber hasta dónde puede llegar viendo la actitud de Dembélé. Los mandatarios azulgrana aún son optimistas, ya que consideran que la posición de fuerza de Coutinho puede acabar terminando con un traspaso.

Di María y posibles salidas

Además, Bartomeu ya sabe que el París Saint-Germain, por boca de Nasser Al-Khelaifi, presente en Mónaco por el cada vez más avanzado fichaje de MBappé, no considera transferible a Ángel Di María, buen amigo de Leo Messi, ya que Unai Emery cuenta con el extremo argentino. Durante unos minutos Di María fue anunciado como futbolista del Barcelona, pero fue un hackeo en las redes sociales. Al-Khelaifi, eso sí, le explicó que para solucionar sus problemas con el ‘fair play’ financiero no descarta vender a otros como Julian Drexler, Javier Pastore o Lucas Moura. Estos tres sí están en el mercado, aunque por el momento el Barcelona no ha mostrado interés por ellos.

Bartomeu, que vive su momento más complicado en los dos años que lleva como presidente del club desde julio de 2015, además también aprovechó el sorteo de Mónaco para hablar con la Juventus por André Gomes, ya que no descarta ahora su salida, pero como cedido, después de que Jorge Mendes hubiese trasladado un interés del club italiano por un traspaso. Giuseppe Marotta, mánager general de la Juventus, tiene buenos informes de Fabio Paratici, secretario técnico, que le quiso cuando el portugués estaba en el Valencia.

El máximo mandatario del club transalpino, Andrea Agnelli, está optando a la presidencia de la ECA tras renunciar a ella Karl-Heinz-Rummenigge. Hay que recordar que en España hay un día más para cerrar fichajes, hasta las doce de la noche del 1 de septiembre, por lo que los clubes profesionales (hasta Segunda B) tendrán 24 horas más para confeccionar sus equipos que el resto de las grandes ligas europeas, como Premier, Bundesliga, Ligue 1 o Serie A.

Fotos

Vídeos