Jornada 18

El fichaje es Bale, pero llega tarde

Bale, durante el partido ante el Celta. /Miguel Riopa (Afp)
Bale, durante el partido ante el Celta. / Miguel Riopa (Afp)

El galés marca por partida doble en su regreso como titular a la Liga, pero sus tantos resultan insuficientes por la incapacidad de los blancos para gobernar ante el Celta

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

El Real Madrid ya tiene a su gran refuerzo de este mercado invernal. Y para ello no ha tenido que pasar por caja. En realidad sí, pero hace cuatro años y medio. Gareth Bale volvió a partir como titular en Liga tres meses y medio después de su última inclusión en el once de Zinedine Zidane y, como ya ocurriese en la vuelta de Copa ante el Fuenlabrada y en las semifinales del Mundial de Clubes contra el Al Jazira, fue la única luz de un Real Madrid desnortado. Dos tantos en tres minutos, entre el 35 y el 38, rescataron a la escuadra de Chamartín del pozo al que le había precipitado el gol de Wass y en el que volvería a meterle el Celta con la posterior diana de Maxi Gómez que deja al vigente campeón a 16 puntos del líder. Llega tarde para la Liga, que ya es caso perdido, pero si el físico le respeta, aún puede hacer temblar Europa.

Un tiro cruzado con el interior, tras estar más raudo que Rubén a la hora de buscar la pelota que había filtrado Kroos, y un sutil toque con el exterior a pase de Isco ante el que nada pudo hacer el guardameta pontevedrés condensaron las virtudes que llevaron a Florentino Pérez a reventar el mercado para sacarle del Tottenham.

Trece jornadas llevaba Zidane sin alistar desde el primer minuto al extremo. Desde el pasado 20 de septiembre, cuando los blancos recibieron en el Santiago Bernabéu al Betis, el ‘11’ no compartía foto con sus compañeros antes del inicio de un choque del campeonato doméstico. Doce partidos en total, ya que el que debía medir al Real Madrid con el Leganés quedó aplazado a febrero por la disputa del Mundialito. Seis días más tarde de aquel pulso con el cuadro verdiblanco, el de Cardiff caía lesionado en el Signal Iduna Park tras marcarle un fantástico tanto al Borussia Dortmund una hora antes de que su frágil físico dijese basta.

Ciento diez días desde aquel partido en el que el Betis asaltó el coliseo blanco con un tanto de Sanabria ‘in extremis’ y dejó en 73 la formidable racha de encuentros consecutivos marcando de la escuadra de Zidane precisamente en la jornada en la que retornaba Cristiano Ronaldo una vez cumplimentada la sanción que se le impuso por empujar a De Burgos Bengoetxea en la ida de la Supercopa de España. No pudo mojar el luso ni tampoco el galés en aquella primera derrota liguera del Real Madrid en el presente curso. Sí lo hicieron ambos contra el Dortmund la semana siguiente, el último día que compartieron titularidad hasta este domingo.

Letal

Una ausencia que pasó elevada factura al Real Madrid. Con Bale de baja a causa de esa interminable sucesión de lesiones que ha lastrado su rendimiento desde que aterrizó en el Santiago Bernabéu, tiraron la Liga los blancos, que se quedaron a 14 puntos del Barça al claudicar en el clásico del pasado 23 de diciembre. Allí retornó Bale a la Liga. Saltó en el minuto 71 reemplazando a Kovacic, cuya estrecha vigilancia a Messi dejó campo libre a Rakitic para la cabalgada que culminó en el tanto de Luis Suárez. Para cuando Zidane recurrió a sus servicios ya había marcado también Messi de penalti y el hundimiento era absoluto.

Nada pudo hacer el ‘11’ para evitar tamaño naufragio, pero ya había apagado el conato de incendio copero a finales de noviembre, cuando dos acciones suyas nada más saltar al césped espantaron los fantasmas de un ‘Fuenlabrazo’. La primera llegó cuando sólo llevaba un minuto en el rectángulo; la segunda, seis minutos después. De ambas se benefició Borja Mayoral para ejecutar al vecino del sur. Dos semanas después, el galés evitó el que pudo ser uno de los mayores fiascos de la historia del Real Madrid, pulverizando la meta del Al Jazira un minuto después de saltar al verde del Zayed Sports City Stadium en sustitución de Benzema.

Con las dos dianas que le hizo este domingo al Celta, Bale acumula siete tantos y cinco asistencias en lo que va de temporada. Cuatro de esos goles los ha firmado en los siete partidos de Liga que ha disputado. Los mismos que ha hecho Cristiano en trece encuentros, el doble de los que ha sellado Benzema en doce choques. Sólo el luso ha intervenido en más goles del Real Madrid este curso (19). A Bale, que comparte el segundo escalón con Isco (seis dianas y otras tantas asistencias), le han bastado para ello 926 minutos, 838 menos que el malagueño. Su regreso es la única esperanza en medio del valle de lágrimas en que se ha convetido el Real Madrid.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos