Fútbol

LaLiga

Jornada 8

Cristiano salva la fiesta de Zidane

Cristiano marca en los últimos instantes.Reuters/
Cristiano marca en los últimos instantes.Reuters

El tanto del luso en la recta final del choque permite al Real Madrid mantenerse en la lucha por la Liga tras un encuentro nuevamente muy sufrido

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Cristiano Ronaldo, con un providencial tanto cuando se cocinaba un nuevo desastre para los blancos, salvó la fiesta por el centenario de Zinedine Zidane como técnico de la escuadra de Chamartín. El luso, que para ese entonces había cumplimentado ya su peor arranque goleador en Liga, al superar los 298 minutos que pasó sin mojar en su comienzo de la campaña 2010-2011, barrió de un plumazo los fantasmas que comenzaban a habitar en su mente al recoger un pase de Isco para ajusticiar a un Getafe del que no hubo noticias en las inmediaciones del área de Kiko Casilla en la primera parte pero que se le subió a las barbas al vigente campeón de Liga y Champions en la segunda, aprovechando la anemia que siguen padeciendo los visitantes, que volvieron a coquetear con la renuncia prematura a la puja por el torneo doméstico pero que acabaron firmando su cuarto triunfo en otros tantos partidos lejos del Santiago Bernabéu en la presente temporada y el decimotercero consecutivo desde que se impusieran allá por el 26 de febrero de 2017 al Villarreal en el Estadio de La Cerámica, cuatro días después de caer en Mestalla con el Valencia en la que significó la última derrota a domicilio de una escuadra que este sábado rompió el récord que hasta ahora compartía con el Barcelona de Guardiola.

1 Getafe

Guaita, Damián, Djené, Cala, Antunes, Arambarri (Bruno González, min. 83), Bergara, Álvaro Jiménez (Portillo, min. 14), Fajr, Amath (Lacen, min. 66) y Jorge Molina.

2 Real Madrid

Kiko Casilla, Achraf, Nacho, Sergio Ramos, Marcelo (Theo, min. 71), Marcos Llorente, Kroos, Marco Asensio, Lucas Vázquez (Isco, min. 71), Benzema (Borja Mayoral, min. 80) y Cristiano Ronaldo.

ÁRBITRO:
Juan Martínez Munuera (Comité Valenciano). Mostró amarilla a Arambarri por parte del Getafe y a Kroos, Nacho y Theo por parte del Real Madrid.
GOLES:
0-1. min. 38. Benzema. 1-1. min. 55. Molina. 1-2. min. 84. Cristiano Ronaldo.
INCIDENCIAS:
Partido correspondiente a la octava jornada de Liga disputado en el Coliseum Alfonso Pérez. En el minuto 21 saltó un espontáneo al césped que logró acceder al estadio trepando desde la calle y que consiguió acercarse a Cristiano Ronaldo antes de que la seguridad se lo llevase.

Respiró así el cuadro merengue, que alcanzó las 75 victorias desde que Zidane ocupa su banquillo, por los 17 empates y ocho derrotas que ha concedido. Un resultado que, junto al buen hacer de Benzema en su regreso, gol incluido, fue de lo poco positivo que sacó un conjunto que dominó sin apenas esfuerzo el primer tiempo pero que, como ya le ha ocurrido demasiadas veces este curso, no logró traducir esa superioridad en ocasiones y que sufrió por ello hasta el final.

Más información

Había planteado Zidane en tan significativo día para él un 4-4-2 clásico, con Marcos Llorente haciendo de Casemiro y Kroos de Modric, mientras que Lucas Vázquez y Marco Asensio trataban de abrir el campo pegándose a la cal, aunque a medida que avanzó el partido fueron metiéndose cada vez más por el centro. Arriba, regresaba la dupla que conforman Cristiano Ronaldo y Benzema, inédita en el primer tramo del curso entre la sanción del portugués y la lesión del francés. Ha añorado el luso a su mejor socio, cuya movilidad descoloca a los centrales y abre espacios por los que percute el de Madeira.

Espoleado por la verticalidad de Asensio y Lucas Vázquez, salió con mucho empuje el Real Madrid, que amenazaba al vecino del sur con veloces embestidas a las que se sumaban Achraf y Marcelo, dos auténticos puñales por las bandas que ardían en deseos de lucir sus virtudes, el marroquí en su segundo partido como titular y el brasileño de vuelta tras la lesión que sufrió ante el Betis. Encajonado en el último tercio del campo, al Getafe se le sumó un nuevo contratiempo con la temprana lesión de Álvaro Jiménez, que obligó a Bordalás a recomponer el puzle.

Es el Getafe un cuadro con pocos recursos pero que logra maximizarlos, como ya comprobó el Barça cuando le rindió visita en aquel partido en el que Paulinho dio la victoria a los azulgrana y al término del cual se escucharon críticas al césped por parte del líder. Bordalás hizo buena la frase de Simeone la víspera y obligó también al Real Madrid a comer este sábado sobre el mantel que más le gustó, con una hierba alta que ralentizaba la circulación del balón. Marcelo se erigía muchas veces en punta de lanza del ataque del vigente campeón ante semejante tesitura, optando por balones en largo que ahondaban en uno de los pecados de la escuadra de Chamartín en su dubitativo inicio de temporada: confundir el tocino con la velocidad. No siempre el camino recto es el mejor hacia el gol, de lo que a estas alturas ya ha tenido sobradas muestras el Real Madrid.

Precipitación

La precipitación, sumada a las numerosas interrupciones del juego, niveló un tanto el choque e incrementó la ansiedad de los visitantes. Desprovisto de la brújula de Modric y de la fantasía de Isco, precisaba el equipo visitante de un futbolista que aportase clarividencia. Trató de dársela Marco Asensio, que crecía con el paso de los minutos. Pero fue un error del Getafe el que acabó con los nervios de los madridistas. Robó el balón el Madrid en el mediocampo y halló a Benzema, que con un toque se quitó de encima a su marcador para rebasar a Guaita con un disparo cruzado. El galo, que no marcaba en Liga desde el último encuentro de la pasada campaña, vio así recompensado su pundonor en el primer tiempo, en el que fue el mejor de su equipo.

A rebufo en el marcador, el Getafe, que había convertido a Kiko Casilla en mero espectador del primer tiempo, tenía que estirarse si quería sacar algo positivo. Al Madrid, que hasta la balsámica aparición de Benzema no había logrado desmadejar a la ordenada zaga azulona, le venía bien en otro tiempo no tan lejano esa actitud, pero no al anémico equipo que se empeña en coquetear con el desastre en los actuales tiempos ligueros. Pescó Molina en la primera aproximación peligrosa del conjunto local en todo el choque, aunque el tanto no debió subir al marcador ya que el delantero se encontraba en fuera de juego.

Concedió con todo la diana el árbitro, forzando nuevamente a los blancos a navegar a contracorriente y con la presión cada vez más acuciante del crono. Acudió Zidane a Isco y Theo en un intento de dinamizar el ataque, frente en el que se desesperaba Cristiano Ronaldo, nuevamente fallón y camino del diván del psiquiatra hasta que tomó la medicina que tan bien le sienta, con la inestimable ayuda de Isco.

Fotos

Vídeos