Jornada 28

La sociedad Griezmann-Vitolo noquea a un Celta romo

Antoine Griezmann, delantero del Atlético de Madrid./AFP
Antoine Griezmann, delantero del Atlético de Madrid. / AFP

El canario marca su primer gol con el Atlético en Liga, brilla en presencia de Lopetegui y se retira aclamado

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKOMadrid

Perdió por una genialidad de Messi en el Camp Nou, pero el Atlético no se rinde. No acusó el desgaste de haber jugado el jueves ante el Lokomotiv y superó con rotundidad a un Celta con buen toque pero muy flojo en ambas áreas.

No hubo tanta diferencia en el juego como lo que indica el 3-0, pero los vigueses no supieron finalizar y los colchoneros, en cambio, sí tuvieron un gran día en la definición. Gran partido de Griezmann, autor de su decimosexto gol en el torneo y de una asistencia perfecta a Vitolo, que se estrenó como artillero en Liga. En su segunda titularidad, el grancanario al fin dejó buenas sensaciones a Simeone, a la afición e incluso al seleccionador español Julen Lopetegui, presente en el palco y un enamorado del juego del exsevillista.

Fue una tarde de contrastes en el Metropolitano, y no sólo meteorológicos. Lluvia, sol, viento recheado y fases de dominio alterno en la que siempre se impuso la mayor pegada de los madrileños. Cuestión de presupuesto, de la calidad individual de los jugadores.

3 Atlético

Oblak, Vrsaljko, Giménez, Godín, Lucas, Gabi, Saúl, Koke, Vitolo (Correa, min. 58), Griezmann (Gameiro, min. 69) y Diego Costa (Fernando Torres, min. 79).

0 Celta

Rubén Blanco, Hugo Mallo, Roncaglia, Sergi Gómez (Cabral, min. 77, Jonny, Lobotka, Radoja (Méndez, min. 66), 'Tucu' Hernández, Iago Aspas (Lucas Boyé, min. 72), Emre Mor y Maxi Gómez.

Goles
1-0: min. 44, Griezmann. 2-0: min. 56, Vitolo. 3-0: min. 63, Correa.
Árbitro
Alberola Rojas (Comité Castellano-Manchego): Mostró amarilla a Saúl y Aspas.
Incidencias
Partido correspondiente a la 28ª jornada de Liga, disputado en el Wanda Metropolitano. Antoine Griezmann recibió de manos de Manolo Sánchez Delgado el trofeo al mejor jugador del mes pasado en la Liga.

Si en Balaídos el Atlético se impuso en la versión más rácana del Cholo Simeone, al que le bastó un gol de Kevin Gameiro antes de la media hora y un cerrojazo para imponerse a un Celta vistoso pero romo en ataque, en esta ocasión los colchoneros actuaron con mucha más grandeza.

Más información

De inicio, el equipo local quiso someter a los vigueses con una presión alta. Simeone alistó al final a Jan Oblak, un seguro de vida en la portería aunque le duela una mano y un glúteo y tenga que sacar de puerta Giménez, a Lucas en el lateral derecho en lugar de un cansado Filipe, y a Gabi por Thomas en el medio.

Arriba, resolvió sus dudas en favor de la pareja Costa-Griezmann. Antoine se entiende mejor con su compatriota Gameiro, pero el hispano-brasileño, una bestia por lo que brega, corre y forcejea con sus marcadores, le genera más espacios. Unzué, en cambio, trató de intimidar con Iago Aspas, a pesar de que el internacional de Moaña sólo completó un entrenamiento semanal al tener una rodilla dolorida.

No tuvo a Daniel Wass, un hombre clave en un centro del campo esta vez con Lobotka, 'Tucu' y el serbio Radoja. Le salió mal el planteamiento con mucho músulo en el medio al te´cnico navarro y cosechó su cuarta derrota seguida fuera tras las del Alavés, Getafe y Girona.

La mejor puesta en escena del Atlético no se tradujo apenas en ocasiones, salvo un cabezazo de Godín que se marchó desviado. De forma paulatina, sin embargo, el Celta fue adueñándose del balón y a jugarlo con mejor criterio. Y avisó varias veces con serio peligro. La opción de gol más clara lo tuvo Sergi Gómez después de que Roncaglia hiciera un remate fallido que se convirtió en un gran pase. También falló Aspas, que se precipitó con un tiro demasiado cruzado, tras robarle la cartera a Godín dentro del área. Por algo Simeone con frecuencia prefiere los balones largos a los toquecitos en la zaga.

Gol psicológico

Cuando mejor jugaban y más dominaban los visitantes, llegó el primer gol del Atlético, psicológico al ser justo antes del descanso. Griezmann se quedó sin vigilancia a la salida de un córner, recogió un rechace, precedido quizá de una falta previa en el salto de Giménez al 'Tucu', y firmó un gran gol. Nada de ponerse nervioso o de temblarle el pulso. Dejó sentado a Jonny con un recorte y la puso en la escuadra. Celebración con coreografía incluida la del galo.

Se repitió la historia tras la reanudación. Enrabietado, el Celta se fue hacia arriba con descaro y pudo empatar enseguida, pero Radoja remató con la pantorrilla en boca de gol y estrelló el balón contra el poste. En cambio, Vitolo sí aprovechó un gran pase al hueco de Griezmann para picar el balón con sutileza sobre la salida de Rubén. Nada más marcar fue cambiado por Correa para llevarse una atronadora ovación. Como todo le salía a pedir de boca al Atlético, el argentino también acertó en la primera que tuvo. Esta vez, la asistencia fue de Koke.

Con todo resuelto, Simeone pensó en otras citas y dio minutos de descanso a Griezmann y de disfrute a Gameiro. Ya con todo perdido, un nervioso y precipitado Aspas se fue a la ducha. Había riesgo de que viera la segunda amarilla o se resintiese en la rodilla. También dejó su lugar el colchonero Costa, con el talón tocado por un pisotón recibido en la primera parte. Mejor prevenir que curar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos