Jornada 9

Casi 8.000 aficionados del Celta no podrán ver al Atlético por el cierre de una grada

Aficionados del Celta en Balaídos./EFE
Aficionados del Celta en Balaídos. / EFE

El equipo gallego pidió a la Liga la suspensión del partido o jugar en el Wanda Metropolitano

AGENCIAS

El Celta de Vigo ha pedido a la Liga de Fútbol Profesional (LFP) la suspensión del partido que mañana tendría que disputar contra el Atlético de Madrid debido al cierre de la grada de Río por «falta de seguridad».

Una petición que ha sido rechazada por la patronal del fútbol español, lo que motivó que la directiva del Celta le ofreciese al Atlético de Madrid jugar el partido de este domingo en el Wanda Metropolitano y el de la segunda vuelta en Balaídos, lo cual tampoco ha aceptado el conjunto rojiblanco, informaron a Efe fuentes del club gallego.

El ayuntamiento de Vigo, propietario del estadio de Balaídos, anunció anoche que la grada de Río -donde el Celta tiene en torno a 8.000 abonados- permanecerá cerrada «por falta de seguridad» durante este partido liguero.

«Respecto de la situación de la cubierta de la grada de Río, una vez bajada la estructura y sometidas las esferas en las que se encajan las barras a las pruebas pertinentes, los ingenieros de la dirección de obra confirman que no se puede garantizar la seguridad en esa grada durante el partido del domingo», explica el ayuntamiento en su comunicado.

Varios aficionados se han acercado esta mañana a las taquillas de Balaídos para pedir «una solución» a la directiva que preside Carlos Mouriño. «Es una vergüenza que los socios que pagamos religiosamente nuestra cuota no recibamos ninguna explicación y no podamos asistir al partido. Lo peor es que en las taquillas no había nadie para explicarnos nada. Sólo pedíamos una explicación», explicó una aficionada celeste con más de diez años como abonada del Celta.

A principios de semana los operarios detectaron que un total de 13 de las barras metálicas de la estructura del módulo central de la cubierta se habían soltado, lo que provocó que ayer se procediera a su retirada para arreglar el desperfecto.

El Ayuntamiento recuerda que su «principal objetivo» es velar por la seguridad de los espectadores, por lo que decide "acatar las indicaciones técnicas que obligan al cierre de esta grada" durante la visita del conjunto rojiblanco.

La grada de Río de Balaídos ya estuvo cerrada en los amistosos veraniegos que el equipo dirigido por Juan Carlos Unzué disputó contra el AS Roma y el Udinese, y más recientemente contra el Pachuca mexicano.

Fotos

Vídeos