Fútbol

Champions

Jornada 6

Con la segunda línea da para ganar al Sporting de Portugal

Paco Alcácer celebra su gol. /Lluis Gene (Afp)
Paco Alcácer celebra su gol. / Lluis Gene (Afp)

Venció el Barça con goles de Alcácer y Mathieu en propia puerta un partido que Valverde aprovechó para rotar y dar descanso a sus titulares

JESÚS BALLESTEROSBarcelona

Cerró el círculo el Barcelona con su victoria ante el Sporting y culminó una fase de grupos en la que ya tenía asegurada la primera plaza. Ahora, desde su privilegiada posición, espera rival para octavos en el sorteo que se celebrará el próximo lunes.

Bien es cierto que no fue el mejor partido azulgrana, pero a Valverde le sirvió para seguir probando a la segunda línea de cara a los meses exigentes que se avecinan. La peor entrada registrada este curso en el feudo azulgrana, apenas 48.000 espectadores, fue sin duda un claro aviso de lo que iba a deparar la noche.

Venció el equipo de Valverde a un Sporting que se la jugaba en la Ciudad Condal y que apenas mostró algún ramalazo de ambición. Necesitaba ganar el conjunto luso en el Camp Nou y esperar una ayuda descomunal del Olympiacos en Grecia. Pero no salió excesivamente convencido ni de lo primero ni de lo segundo y quedó replegado a merced del conjunto azulgrana al primer cuarto de hora de partido. Como castigo le quedará al cuadro portugués una plaza en la Liga Europa como tercero del grupo.

Sabedor de que la primera plaza del grupo era ya un hecho, Valverde movió notablemente el once inicial. Sin Ter Stegen, Umtiti, Busquets, Iniesta, Jordi Alba, Paulinho o Messi, al equipo B del Barça le daba para controlar el choque y llegar con cierta frecuencia a la portería defendida por Rui Patricio. No es que tuviera excesivo trabajo el meta luso, pero a Luis Suárez le sacó una clarísima en el primer tiempo que impidió que la lata se abriera antes del descanso.

2 Barcelona

Cillesen, Semedo, Piqué (Busquets, min. 64), Vermaelen, Digne, André Gomes, Rakitic, Denis Suárez, Aleix Vidal (Messi, min. 60), Paco Alcácer y Luis Suárez (Paulinho, min. 74).

0 Sporting de Portugal

Rui Patricio, Piccini, Coates, Mathieu, Bruno César (Coentrao, min. 63), William, Battaglia, Ristovski (Gelson, min. 46), Acuña, Fernández y Alan Ruiz (Dost, min. 46).

Árbitro:
Craig Thomson (escocés). Amonestó a Alan Ruiz y Semedo.
Goles:
1-0. min. 58, Paco Alcácer. 2-0. min. 90, Mathieu (p.p.)
Incidencias:
Estadio Camp Non. 48.000 espectadores.

Para ser justos, no estuvieron muy exigidos ninguno de los guardametas, al menos, hasta la segunda mitad. Cillesen apenas tuvo que poner las manos una vez en un disparo lejano de Bruno Fernandes.

Más información

Era extraño el planteamiento de Jorge Jesús teniendo la necesidad de ganar el partido como la tenía. Movió el equipo tras el descanso dando entrada a sus dos hombres más peligrosos, Gelson y Dost, y con ellos al menos se vio la figura de Cillesen. Paradón del holandés al más espigado de los atacantes que impediría el empate a uno.

Alcácer se estrena en Champions

Y es que cuando Cillesen mostró que también sabe salvar a los suyos, el Barça ya dominaba en el marcador merced a un gol de cabeza de Alcácer, quien se estrenaba como azulgrana en Champions.

Huelga decir que el gol local y la clarísima ocasión de Dopst alentó a los lisboetas en busca de un gol que debieron buscar con igual ahínco desde el inicio del choque.

Con el marcador a favor y con un rival que veía ya casi imposible la machada, Valverde mostró su faceta de gestionador al dar entrada a Messi y sacar a Piqué. El primero daba otro aire al encuentro y el segundo necesitaba descansar tras un golpe que recibió en el primero de los tiempos. Con el astro argentino y Busquets haciendo las veces de central, el equipo ganó en empaque y verticalidad.

Rui Patricio se dio cuenta de que algo había cambiado cuando tuvo que sacar el gol de Messi tras lanzamiento lejano de éste. Más tarde, dejaría solo a Alcácer que por poco no hizo doblete. Pero el epílogo goleador azulgrana en esta primera fase sería, cuanto menos, curioso, pues fue Mathieu, en el minuto 90, quien empujaba al fondo de la red un centro de Denis Suárez.

Un final que mostraba a las claras lo que había dado de sí el último de los partidos de esta fase para el Barcelona. Enorme ha sido la solvencia culé (apenas ha recibido un gol), pero los nueve goles que ha marcado en seis partidos, dos de ellos en propia puerta, se antojan corto bagaje para el líder.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos