Fútbol

Champions

Liga de Campeones | Fase de grupos

El Chelsea tumba al Atlético con un ‘gol de oro’

Batshuayi marca el tanto de la victoria del Chelsea. / Jason Cairnduff (Reuters)

Batshuayi ajustició en la prolongación al equipo rojiblanco, muy inferior y que sólo estuvo en el partido gracias a un regalo de David Luiz en forma de penalti

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

El Atlético estrenó con derrota el Wanda Metropolitano. Lo hizo de la manera más cruel, en la prolongación, en el maldito minuto 93 cuando ya acariciaba un empate que era un botín ante un rival que le superó por completo desde el principio. Nadie en la era Cholo Simeone ha sido tan superior. Bayern, Juventus, Barça o Madrid no le hicieron sentir tan inferior ante su hinchada. Y eso que llegó a ponerse por delante con un regalo ajeno, tras sobrevivir más de media hora siendo superado táctica, física y técnicamente por su rival.

1 Atlético

Oblak, Juanfran, Godín, Lucas, Filipe, Thomas (Giménez, min. 77), Koke, Saúl, Carrasco (Torres, min. 68), Griezmann y Correa (Gaitán, min. 70)

2 Chelsea

Courtois, Azpilicueta, David Luiz, Cahill, Moses, Kante, Bakayoko, Marcos Alonso, Cesc (Christensen, min. 86), Hazard (Willian, min. 82) y Morata (Batshuayi, min. 81).

goles
1-0. min. 40: Griezmann, de penalti. 1-1: min. 60, Morata. 1-2: min. 93, Batshuayi.
árbitro
Cüneyt Cakir (Turquía). Amonestó a David Luiz, Thomas y Griezmann.
incidencias
Wanda Metropolitano. Segunda jornada del grupo C de la Liga de Campeones 17-18. No se llenaron las 67.829 localidades. Presencia de 2.300 hinchas del Chelsea. Debut continental del nuevo estadio rojiblanco. Se silbó el himno de la Champions.

El Chelsea, trabajado al detalle por el hiperactivo Conte, lo convirtió en un equipo desorientado, nervioso, impreciso y carente de peligro. Tuvo más posesión y remates pero no supo castigar hasta el tiempo extra al Atlético, que en la primera mitad pasó un calvario pero espabiló en un fogonazo tras recuperar dos bolas y lograr correr. En una de ellas forzó un córner, el árbitro estuvo atento en un tumulto y Griezmann no marró desde los once metros. El mérito del asunto podría concedérselo Simeone a David Luiz, que en una de sus clásicas desconexiones provocó un penalti absurdo e innecesario agarrando a Lucas. Fue tan claro que ni lo protestó. En el primer remate a puerta local sí hubo gol. Era algo ficticio, pero puso todo su empeño en defender tal botín.

Más información

Y es que Conte ganó de inicio el duelo táctico a Simeone. El italiano optó por sacrificar a Pedro para sumar a Cesc, dejando todo el caudal ofensivo a Morata y al recuperado Hazard. Ellos solos se bastaron para generar peligro al Atlético, que no fue capaz de controlar las zonas centrales. Demasiado atrás para vigilar sólo dos hombres, pocos para hacerse con la pelota en el centro. Eso provocaba que el Chelsea tuviese la posesión y compareciese por velocidad. Morata mandó sus primeros remates desviados pero gozaba buscando la espalda a sus rivales.

Hazard, recién recuperado, hizo daño con sus conducciones para superar líneas. Buscó forzar a Juanfran, al que superó en la acción del empate, pero también optó por golpear desde lejos y se topó con el poste o el lateral de la red. Con dos onmipresentes, Bakayoko y Kante era el que superaba con facilidad líneas rivales por dentro. Se sentía incómodo el Atlético, cuyos defensas se agobiaban con la presión londinense hasta el punto de complicarse y silenciar por momentos al Metropolitano.

Celebrando córners

Sufría el Atlético, se sentía maniatado y a merced de su rival. Una sensación desconocida para sus jugadores en Champions, ya que ni siquiera en la anterior derrota ante el Benfica –única en las 24 veces que estuvo Cholo en el banquillo en la competición– el cuadro rojiblanco estuvo tan superado por un rival. El marcador, eso sí, no confirmaba esa inferioridad táctica, física y técnica. La grada le apoyó en esos momentos, aplaudió un córner como lo hubiese hecho Stamford Bridge. No imaginaba que en esa acción llegaría un penalti, inesperado y ejecutado con acierto por Griezmann, el último en marcar en Champions en Calderón y el primero en hacerlo en el Metropolitano.

Verse por debajo espoleó aún más al Chelsea, que comenzó el asedio a la meta de Oblak, ayudado por los cuerpos de sus defensas cuando le remataron a bocajarro. La grada, aún sorprendida al verse por delante, gritó el 2-0 justo antes del descanso. Saúl tuvo la portería para él después de un rechace de Courtois a disparo potente de Koke pero, como en Roma, volvió a errar cuando él mismo visualizaba ya incluso la celebración.

Agitado por la arenga de Conte, se puso el Chelsea a buscar el empate. Hazard disfrutaba y era desequilibrante allá por donde pisaba. En una de las acciones amagó hacia fuera, puso un centro al corazón del área donde Morata la desvió levemente para hacer felices a sus amigos madrileños que saltaban como locos detrás del banquillo ‘blue’. Siete goles lleva desde que llegó a Londres y tuvo en sus botas el segundo en un mano a mano con Oblak, pero tras superar a Lucas su punterazo se fue junto al poste.

El Chelsea encontró premio

Y es que el 1-1 no calmó el ansia de los visitantes, que guiados por el genio belga rozó varias veces el segundo. La otra opción más clara también tuvo protagonismo español. Después de un barullo en el área, Hazard fue capaz de esquivar un bosque de piernas para mandar una bola a Cesc en el área pequeña, pero el catalán no reaccionó a tiempo para desviarla a la red. Optó Simeone por meter a Giménez para defender con cinco, después de haber metido sin éxito a Gaitán y Torres, que luego solicitó un penalti a Cakir. El problema es que Juanfran estaba ya medio cojo y se situó de extremo casi de inmediato.

Mirando constantemente el reloj el partido se le hacía eterno al Atlético, que acabó cediendo en el estreno europeo de su nueva casa. La derrota llegó con el remate de Batshuayi, que pareció ser un ‘gol de oro’ en la última acción del partido ya que el banquillo visitante invadió el campo para sorpresa de la hinchada atlética, que ahora hace cuentas pensando en los octavos. Necesita vencer en el doble partido al Qarabag para recibir a la Roma soñando con la segunda plaza de grupo.

Fotos

Vídeos