Javi Reyes vuelve a casa

Javi Reyes celebra con su equipo la clasificación para Europa.
Javi Reyes celebra con su equipo la clasificación para Europa. / EL CORREO

El expreparador físico del Athletic con Caparrós está ahora en el Dinamo, el primer rival rojiblanco en la Europa League

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Estuvo cuatro años en el Athletic. Cuatro temporadas maravillosas, inolvidables. «A nivel emocional y profesional para mí es un lugar especial», sonríe Javi Reyes (Granada, 47 años), el encargado de la preparación física de la escuadra bilbaína con Joaquín Caparrós. El jueves se encontrará con viejos amigos, con antiguos jugadores, pues desde febrero pone a punto al Dinamo de Bucarest, el primer obstáculo de la tropa bilbaína en el camino hacia la fase de grupos de la Europa League. Será un duelo con una gran carga sentimental para este hombre jovial, amable, uno de los ayudantes de Cosmin Contra. «La primera sensación que tuve al ver el sorteo fue de emoción. Considero que vuelvo a mi casa. Bufff. Fueron cuatro años increíbles. Nos clasificamos para la UEFA, jugamos la final de Copa después de tanto tiempo...», echa la vista atrás el andaluz, que ya pisó el nuevo San Mamés con el Almería. El resultado fue adverso (6-1).

Vive en Bucarest desde febrero, cuando el exjugador del Alavés cogió las riendas de esta escuadra. No era un momento fácil. «El equipo estaba en play-out de descenso». Pero la llegada de este grupo volteó la situación. «Ganamos nueve partidos, empatamos tres y solo sufrimos una derrota. Así entramos en Europa, aseguramos la tercera plaza que me da la oportunidad para volver a casa», repite Reyes, en una conversación telefónica desde Bucarest.

La capital rumana es el último destino de este hombre: Albacete, Poli Ejido, Deportivo, Athletic... Y lugares más exóticos: DVTK de Hungría, Neftchi de Bakú (Azerbaiyán) y ahora el Dinamo.

- ¿Qué le lleva a emprender estas aventuras?

- El amor a tu profesión. Me encanta lo que hago. Disfruto muchísimo. Y tengo el apoyo de mi familia para afrontar este tipo de retos y cosas.

- ¿Y cuando le sale le oferta de Bucarest no tuvo cierto reparo por la imagen que se tiene de Rumanía?

- Yo tenía una imagen, es cierto, pero ha cambiado bastante. Te acuerdas de las noticias, de historias. Pero es muy parecido a España: las costumbres, las comidas, cambian quizá un poco los horarios, porque cenan antes. Pero es una forma de vivir latina.

Desde febrero está allí. Él se marchó de Bakú, y Contra decidió cambiar su equipo de trabajo, tras ser despedido del Alcorcón. Y sus caminos se encontraron. «Desde el principio fue bastante fácil». Lo que no será tan sencilla será la eliminatoria. Dice que la ve al «50%», pero luego matiza. «Soy un tipo optimista, y creo mucho en el trabajo que hacemos. Pero entiendo que el Athletic por experiencia, por plantilla, por otras muchas cosas... Se puede decir que es favorito».

- Entonces, ¿qué espera del Dinamo?

- Un equipo que compita y que no cometa demasiados desajustes, porque el Athletic es un equipo que lleva junto mucho tiempo. Tiene matices, algunos cambios. Pero 'Cuco' es un perfecto conocedor de los jugadores, del sistema... Y creo que como poco van a estar igual o mejor que el año pasado. Intentaremos plantear un partido intenso.

Ahí reside una de las claves. Porque el Dinamo ya suma dos partidos de la liga, mucho trabajo a sus espaldas. «Podemos tener cierta ventaja», admite Reyes. No obstante, considera que hay otros asuntos que equilibran la balanza. «El otro día, contra el Brujas, vi a un equipo con un ritmo elevado. Así las diferencias se van a limar. Por tanto, el Athletic va a responder. Tiene armas muy poderosas: orden táctico, disciplina. Y tiene gente con experiencia para saber cuando darle ritmo o frenar. Va a ser una eliminatoria bonita», vaticina este profesional que el jueves se encontrará con viejos amigos, y en diez días, volverá a su casa.

El Dinamo de Bucarest pierde en casa ante el Botosani

Cuatro días antes de recibir al Athletic en la previa de la Europa League, el Dinamo de Bucarest cayó derrotado en su feudo ante el Botosani por 0-1 gracias a un tanto de Golofca en el minuto 69 de partido. De esta manera, el conjunto de Cosmin Contra cae al quinto puesto de la clasificación a dos puntos del líder el Steaua de Bucarest.

El técnico rumano calcó el once que en la primera jornada goleó al Juventus de Bucarest, con la única excepción de Nascimento que entró en el once inicial en lugar de Busuladzic. Durante el encuentro el rival de los rojiblancos dominó la posesión y gozó de más llegadas pero la falta de acierto le impidió sumar punto alguno.

Fotos

Vídeos