El Gallarta expulsa al padre que amenazó a un árbitro en un partido de infantiles

El Gallarta expulsa al padre que amenazó a un árbitro en un partido de infantiles

La Federación vizcaína promete «mano dura»: «No podemos tolerar este tipo de comportamientos», dice sobre un duelo que tuvo que ser suspendido

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

«Tolerancia cero con la violencia en el fútbol». Ese es el mensaje que transmite Iñaki Ortega, el presidente del Gallarta, tras los incidentes que se produjeron el pasado sábado en el campo de San Miguel, de la localidad minera, durante el encuentro de infantiles entre el cuadro anfitrión y el Ikhoba Kirol Kluba. El árbitro del partido mostró dos tarjetas negras, lo que provoca la inmediata suspensión de la actividad. La primera cartulina por los insultos de la afición local. Y, después, ya en la segunda mitad, por la violenta reacción del padre de un futbolista expulsado: el progenitor intentó agredir al colegiado y le amenazó. «Ya verás fuera como te pille», le espetó. Además, según recoge el acta, el chaval amonestado con la roja por pegar una patada «con uso excesivo de la fuerza» se le acercó y le intimidó. «Me empuja diciéndome ‘eres un árbitro de mierda, ojalá te mueras’», detalla en el informe.

El Gallarta, en este sentido, ha reaccionado con celeridad e impedirá la entrada al recinto deportivo al padre protagonista de los hechos -nada más que se produjo la trifulca le expulsaron del campo- y, en función de la sanción que imponga el Comité de Competición de la Federación vizcaína -se sabrá hoy-, la junta directiva tomará las medidas oportunas contra el niño y otro de sus compañeros que, explica Ortega, se autoinculpó y aseguró que fue el quien empujó al árbitro y le deseó su fallecimiento. «En un acto a tener en cuenta -dice el presidente del equipo- . Con 13 años, admite que ha sido él el que ha hecho eso en lugar del otro chaval». Sin embargo, según ha podido saber este periódico, el colegiado reafirma que el que le agredió fue el futbolista expulsado. «No sabemos qué haremos con ellos. Tenemos que valorarlo, porque todavía son niños. Si fueran mayores de edad, les echaríamos».

Del mismo modo, Ortega muestra su «total repulsa» a lo ocurrido y destaca que el Gallarta celebró hace casi un año (25 de marzo de 2017) un acto contra la violencia en el deporte, en el que participaron el Ayuntamiento de la localidad, la Diputación y la Federación territorial. «El que ha hecho eso es un energúmeno», carga el presidente, que recalca el «apoyo» constante que recibió el colegiado por parte de los entrenadores y directivos de ambos equipos nada más producirse el acto violento: «Una muestra es que arbitró tres partidos. Uno a las diez de alevines, el de infantiles, que es en el que pasa todo, y, después, a la una, uno de benjamines. Era un chaval y estaba nervioso después de lo ocurrido, tenía mala cara. Cuando acabó, incluso le dimos un bocadillo», cuenta.

En las próximas horas, se conocerá la sanción de la Federación vizcaína. En este sentido, José Ángel Labrador, vicepresidente de la entidad y responsable del fútbol escolar, promete «mano dura». «No podemos tolerar este tipo de comportamientos. Aunque solo sea en un partido de los muchos que se juegan durante el fin de semana (alrededor de 600), no se puede admitir. Y esto nos produce agobio porque, a pesar de todo lo que trabajamos para que esto no suceda, para que el deporte sea una actividad educativa, vuelve a pasar. ¡Queremos que esto se acabe!», proclama. Y subraya el «excelente» comportamiento del Gallarta después de que se produjeran este vergonzoso episodio.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos