Dos futbolistas heridos en una pelea en un partido de la 3ª Regional vizcaína

El Kastre Etxetxua, de rojo, en un partido de liga./
El Kastre Etxetxua, de rojo, en un partido de liga.

El final del duelo entre el Trapagaran C y el Kastre Etxetxua estuvo marcado por una gran tangana en la que se implicaron jugadores, aficionados e incluso directivos

ENEKO PÉREZ

La violencia volvió a hacer acto de presencia este fin de semana en los campos de fútbol de Bizkaia. En esta ocasión, el desagradable incidente se produjo el domingo en el terreno de juego de Errotarte, donde se enfrentaron los equipos de 3ª Regional del Trapagaran C, el anfitrión, y el Kastre Etxetxua, del barrio bilbaíno de La Casilla. Los hechos tuvieron lugar justo al finalizar el encuentro y muy cerca del túnel de vestuarios, donde se llegó a formar una tangana de unas 40 personas en la que llovieron puñetazos, patadas y empujones de forma indiscriminada en la que, al parecer, también habrían tomado parte algunos aficionados.

El propio partido ya fue tenso de por sí. Según cuentan testigos presenciales, hubo golpes, insultos, amenazas y una remontada final (del 0-2 al 3-2) que desembocó en una refriega de la que salieron malparadas varias personas. Un miembro de la directiva del club minero, testigo directo de la bronca, dio ayer su versión para este periódico de cómo empezó todo. «Uno de los jugadores del Kastre empezó a aporrear las puertas de los vestuarios con muy mala leche, y eso provocó que un compañero mío, de 73 años, le recriminase su actitud. Este señor levantó su paraguas pero no le golpeó. Acto seguido, el jugador y otro de sus compañeros le agarraron y lo lanzaron al suelo», relató.

Después, «yo mismo me acerqué para detener inmediatamente la agresión», afirmó. Fue en ese momento cuando se formó toda la montonera de gente y se vieron las agresiones que, según el cuadro bilbaíno, provocaron la «hospitalización de dos de nuestros futbolistas». Uno de ellos tuvo que ser operado de su tabique nasal con anestesia general y de carácter urgente, tal y como se desprende del comunicado que publicó en las redes sociales el Kastre Etxetxua, quien en el mismo escrito denuncia al dorsal '19' del Trapagaran C: «Propinó una coz digna de un animal a un jugador ya tendido en el suelo». Además, indican que desde las gradas escucharon «amenazas por parte de un grupo de unos 20 hinchas».

Hasta la Justicia

La trifulca, como es lógico, ya ha llegado hasta los despachos de la Federación Vizcaína de Fútbol, donde se está investigando qué es lo que pasó para que se desencadenase este episodio de furia colectiva.

Con todo, el caso va a trascender lo deportivo para llegar incluso a la Justicia. «Vamos a denunciar a título personal al jugador número 19 y, ante la Federación, al Trapagaran. Entiendo que los dos chicos que han sido ingresados por los golpes también harán lo mismo», desveló ayer el presidente de la entidad de la capital vizcaína, Asier Rodríguez, quien zanjó el tema alertando de «la gravedad de la pelea. Pudo haber tenido consecuencias fatales, esto no se puede consentir», declaró.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos