Federación

24 de abril, fecha con garantías y sin trabas legales para las elecciones

Votación para las elecciones./RC
Votación para las elecciones. / RC

Algunos de los juristas más prestigiosos no ven impedimento legal a que se adelanten casi un mes los comicios a presidente tras la eliminación de Barça y Sevilla en la Liga de Campeones

COLPISAMadrid

El fútbol español lleva nueve meses bloqueado a la espera de que la Asamblea elija a un nuevo presidente ya que los intentos hasta el momento han sido frustrados: el TAD destituyó a Villar y suspendió de ese modo una moción de censura impulsada por Luis Rubiales; más tarde el CSD paralizó la convocatoria de las elecciones al enviar primero al TAD (y de ahí al Consejo de Estado) una consulta para anular la Asamblea elegida y por último, el pasado 4 de abril, a cinco días de la votación, el TAD volvió a suspender las elecciones de modo sorprendente al interpretar de manera drástica un recurso que pedía la garantía de votos para todos los miembros de la asamblea.

Ahora, tras haberse señalado para la votación el jueves 17 de mayo (un día después de la final de la Europa League y justo antes de la última jornada de Liga en Primera), la eliminación en la Champions del Barcelona y el Sevilla ha dejado libre el 24 de abril y las elecciones podrían adelantarse a esa fecha. Los candidatos quieren y el CSD, en boca de José Ramón Lete, reconoció que desea que se celebren «cuanto antes». La pregunta entonces es: ¿deberían adelantarse las elecciones al 24 de abril? Y la respuesta jurídica es sí. Varios expertos en derecho deportivo coinciden en la obligación de convocar elecciones con «prontitud y garantías», ya que consideran que es la principal «función de la Gestora».

«Es una cuestión de voluntad. Cuanto antes se hagan las elecciones mucho mejor», indica Ramón Terol, doctor en derecho administrativo y especialista en elecciones federativas. Además, recuerda que «si no hay partidos programados es perfectamente viable que se celebren las elecciones cuanto antes, no solo es por un tema jurídico sino también de oportunidad».

Todos de acuerdo

En este caso, todos los implicados han manifestado su deseo de hacerlo cuanto antes, lo que facilita todo. Este fue el compromiso adquirido por Marcelino Maté, presidente de la Gestora, así como por el mencionado órgano interino de la Federación.

La clave es que hay consenso entre ambos candidatos, Larrea y Rubiales. Por parte de FIFA y del presidente del CSD, se da por buena la fecha del 24 de abril, que sacaría al fútbol del atasco que tiene paralizados muchos asuntos, entre ellos contractuales, y que está dejando en entredicho la imagen del deporte español.

Alberto Palomar, profesor de derecho administrativo, magistrado y reconocido experto en derecho deportivo, apunta que «si no hay partidos, no hay nada que lo impida». Además, añade «que tanto la fecha inicial como las modificaciones son decisiones colegiadas. A mi juicio el señor Marcelino Maté debería convocar de inmediato a la Comisión Gestora, puesto que la decisión de fijar la fecha le compete exclusivamente a la Comisión Gestora de manera colegiada».

La decisión, en manos de la Gestora

Se deduce que Maté está obligado a convocar a la Gestora y no puede privar de ese derecho y responsabilidad a ese órgano no convocando. Por último, Palomar considera que «al ser competencia únicamente de la Comisión Gestora, no se requiere informe del CSD ni del TAD» para adelantar la fecha del 17 de mayo al 24 de abril.

En el mismo sentido se manifiesta la ex directora general del CSD, Ana Muñoz, catedrática en Derecho Financiero y Tributario, que coincide con Palomar y Terol al afirmar que «la Comisión Gestora es quien tiene la competencia para fijar la fecha» y que las elecciones deberían ser el 24 de abril «si la Gestora lo propone, al no haber impedimento alguno».

De la misma manera que fue la Gestora quien designó la fecha anterior, debe ser el mismo órgano quien revise la decisión colegiada de cambiar la fecha, añaden los juristas. Maté, por lo tanto, parece que convocará a la Gestora ya que hace unos días afirmó que sólo estaba esperando a que los juristas le «ilustren». «Tengo que hacer cumplir la legalidad», incidió ya que aunque no veían «inconveniente» al 24 de abril, dijo que no podían arriesgarse a «que haya otro recurso».

Habida cuenta de que no hay impedimentos jurídicos, son cada vez más las voces autorizadas del mundo del fútbol que le piden a Maté que convoque a la Gestora con la misma celeridad que lo hizo cuando se fijó la fecha del 17 de mayo, día consensuado para evitar impugnaciones. Entonces sólo tardó 48 horas.

La Gestora es un órgano de sustitución cuya actividad debe de durar el menor tiempo posible, puesto que su objetivo es llenar el vacío mientras que se elige al presidente. Por eso, en estos momentos, tiene que ser la Gestora quien recoja el sentir común sin permanecer en el cargo más de lo estrictamente necesario.

En este caso parece que lo tiene muy fácil dado el consenso y la voluntad expresada por todas las partes de realizar la votación cuanto antes. El 24 de abril parece que, al fin, pone de acuerdo al fútbol español. Parece, por tanto, claro que si se atiende al interés de todos, y no existiendo ningún problema jurídico, la asamblea de la FEF que elija al nuevo presidente debería ser el 24 de abril.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos