Un entrenador de infantiles rompe la mandíbula a un árbitro en Málaga

Zona de aparcamientos del campo de Guadalmar./SALVADOR SALAS
Zona de aparcamientos del campo de Guadalmar. / SALVADOR SALAS

Los médicos que lo tratan en el Hospital Civil se sorprendieron por la gravedad de la lesión como consecuencia del puñetazo recibido

JUAN CALDERÓN

El colegiado José Luis Ortigosa Gómez, que el domingo fue agredido por un entrenador del 26 Febrero al término del partido de categoría infantil contra el Guadalmar, en Málaga, será intervenido hoy de una doble fractura de mandíbula producida como consecuencia del fuerte golpe recibido.

Ortigosa se encuentra ingresado en el Hospital, donde está siendo tratado de las lesiones producidas como consecuencia del golpe que le propinó el entrenador del 26 febrero, Sergio Rosa Díaz. Los médicos que lo atendieron se sorprendieron por el tipo de lesión que sufrió e incluso se han interesado por si el agresor se dedica al boxeo o a algún arte marcial debido a la gravedad de la misma. Testigos presenciales contactados por Diario SUR indicaron que el origen de los daños que el colegiado tiene en la mandíbula podrían deberse a que el agresor tenía un anillo de grandes dimensiones en la mano con la que lo golpeó.

Ortigosa se encuentra muy afectado por la situación vivida después del partido entre el C. D. Guadalmar y el 26 de Febrero. El colegiado abandonaba los aparcamientos del campo cuando dos jugadores de este último equipo arrojaron piedras menudas a su vehículo. El árbitro dio marcha atrás y se bajó del vehículo para recriminar a los dos futbolistas, menores de edad, su acción, al tiempo que pidió a su entrenador que les llamase atención. El cruce dialéctico fue a más, tal y como recoge el anexo al acta del partido en la que se detalla el incidente. «D. Sergio Rosa Díaz, se dirigió a mí en los siguientes términos, acercándose hacia mí con actitud amenazante: «¡Tú no sabes lo que les he dicho a los niños!». Tras recriminarle su actitud elevó la voz dirigiéndose y gritándome en los siguientes términos: ¡Vete de aquí, vete de aquí, ya! Mientras decía esto se seguía acercando a mí, y en un momento me da un puñetazo en el lado izquierdo de la cara, causándome un traumatismo y provocándome una hemorragia en la boca, tras darme ese primer puñetazo, subí los brazos para evitar recibir más golpes», se indica en el acta del colegiado.

SUR trató ayer de ponerse en contacto con José Luis Ortigosa Gómez, que se encuentra ingresado en el Hospital Civil. Sin embargo, el colegiado malagueño no quiso realizar declaraciones, primero porque las lesiones que sufre en la mandíbula le dificultan el habla, y porque, al parecer, está anímicamente afectado por lo sucedido el domingo.

Versiones

Testigos presenciales corroboraron la versión del colegiado, que fue socorrido y asistido por representantes del Guadalmar antes de que se personase en el campo la Policía Nacional, sin poder identificar al agresor, que ya había abandonado el lugar de los hechos. Por otro lado, desde el 26 de Febrero, que reconociendo la actitud equivocada de su entrenador, se apunta a que este se defendió porque el colegiado lo agarró del cuello, algo que sustenta con un parte de lesiones realizado en el Hospital Civil. Por su parte, desde el Colegio de Árbitros de Málaga se defendió en todo momento la versión de su afiliado y se lamentó que situaciones como esta se sigan viviendo en los campos de Málaga, al tiempo que exigió a la Federación las sanciones más duras posibles para el entrenador del 26 de Febrero.

El Comité de Competición de la Federación Malagueña de fútbol analizará hoy el incidente, una vez que haya recabado toda la información al respecto. En este sentido, el anexo al acta arbitral es muy detallado, y seguramente las partes adjuntarán los partes de lesiones que se les realizaron tras el altercado. La directiva del 26 de Febrero también tiene prevista para hoy una reunión en la que decidirá si mantiene en su cuerpo técnico a Sergio Rosa Díaz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos