Análisis

El 'plan B' da tranquilidad al Barça

Denis Suárez./EFE
Denis Suárez. / EFE

La buena imagen de los menos habituales ante el Celta en la Copa y el regreso de Dembélé no evitarán el desgaste de enero, pero crean más opciones para Valverde

P. RÍOS

La ida de los octavos de final de la Copa del Rey confirmó lo que se intuía cuando tuvo lugar el sorteo. 2018 iba a comenzar con mayor desgaste para el Barça que para el Real Madrid o el Atlético debido a la entidad del primer rival en el mal llamado torneo del KO. Mientras merengues y colchoneros, que siguen siendo junto al Valencia los grandes enemigos del equipo azulgrana en la Liga, sentenciaron ya sus eliminatorias ante Numancia (de Segunda) y Lleida (de Segunda B), el conjunto de Ernesto Valverde tendrá que emplearse a fondo el jueves que viene en la vuelta en el Camp Nou para eliminar al Celta tras el 1-1 de Balaídos.

El técnico ya avisó que no quería correr riesgos de lesiones ni sobrecargar a los jugadores llamados a tener más minutos. Entre descartados que se quedaron en Barcelona (Messi, Luis Suárez e Iniesta), lesionados (Umtiti y Alcácer) y suplentes en Vigo (Ter Stegen, Sergi Roberto, Alba y Rakitic), sólo alineó ante el Celta a cuatro titulares habituales: Piqué, Vermaelen, Paulinho y Busquets. Y este último, con truco, pues será baja por sanción el domingo ante el Levante en Liga por lo que no tendrá un sobresfuerzo.

Los menos habituales dieron la cara, con errores de compenetración, pero completando un partido muy serio: Cillessen, Semedo, Digne, André Gomes, Denis Suárez, Aleix Vidal y José Arnaiz dieron un paso al frente y el delantero del filial, fichado del Valladolid en agosto, incluso logró el gol del Barça, el tercero en Copa tras los dos que marcó contra el Murcia en 1/16. Además, Dembélé tuvo minutos después de tres meses y medio de baja por su grave lesión muscular. Jugó unos 20 minutos de '9' porque Valverde, según reveló, no quiso que tuviera que hacer un trabajo demasiado exigente y explosivo en la banda, tanto en ataque como en defensa. El francés dejó su sello de calidad y varias acciones y tuvo una ocasión. El Txingurri deberá valorar si en la vuelta recurre a Messi, Luis Suárez e Iniesta para firmar el pase a cuartos de final o si insiste con un Plan B más arriesgado ante un Celta que ya arrancó un 2-2 del Camp Nou en la Liga.

El equipo se entrenó este viernes en el Mini a puerta abierta en el tradicional entrenamiento navideño, una fiesta para los niños (12.343 espectadores se presentaron) que se perdió Arda Turan por una gripe. El turco no ha jugado ni un minuto y el Barça no sabe cómo quitárselo de encima. Rechaza las ofertas que tiene porque nadie paga la alta ficha que cobra en el Barça y una cesión podría ser una solución en enero. Además, Mascherano está esperando la recuperación de Umtiti y el fichaje del central colombiano Yerry Mina para irse a China, una salida que ya ha pactado con el club. Y muy posiblemente Gerard Deulofeu será vendido por los 20 millones de su cláusula a la Roma de Monchi o al Sevilla de Montella, secretario técnico y entrenador, respectivamente, con los que el irregular extremo sí funcionó. Rafinha, tras ocho meses de baja, también podría ser cedido en busca de minutos. Y el mercado azulgrana sigue pendiente del costoso fichaje, en todos los sentidos, de Coutinho (Liverpoool), aunque no podría competir en la Liga de Campeones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos