Copa del Rey

Guillermo, el ex del Athletic que ha sacado los colores al Real Madrid: «Lo recordaré toda la vida»

Guillermo, el ex del Athletic que ha sacado los colores al Real Madrid: «Lo recordaré toda la vida»

El bilbaíno, ahora jugador del Numancia, vivió una noche mágica en el Bernabéu al marcar los dos goles que sirvieron para firmar un empate que supo a gloria a los sorianos

Solange Vázquez
SOLANGE VÁZQUEZ

En el partido de ayer, el Real Madrid logró pasar a cuartos de final de la Copa del Rey... pero de forma un tanto amarga. Su adversario, el Numancia, logró arrancarles un empate (2-2) en el mismísimo Santiago Bernabéu, lo que viene a demostrar esa gran máxima del fútbol -y de la vida- de que no hay enemigo pequeño. Porque ayer, el club soriano, de Segunda División, fue grande, en gran medida, gracias al exdelantero del Athletic Guillermo, artífice de los dos goles que firmaron la igualada y que desataron ese orgullo festivo que embarga a los clubes humildes que dan una lección a los gigantes del fútbol.

«Hemos dado la cara en todo momento. Hemos sacado un empate en este campo, que es muy difícil. Nos vamos muy contentos. No sé si es el mejor momento de mi carrera, pero lo voy a recordar toda la vida, eso seguro», declaró el exrojiblanco en Bein Sports.

Guillermo, que había saltado al terreno de juego en el minuto 40, narró, con modestia, cómo fueron sus goles: en el primero sólo tuvo que «empujar la pelota» después de un buen pase de Marc Mateu y el segundo llegó después de un espléndido cabezazo tras un «buen centro» de Saúl García, imposible para Casilla. «Hemos dado una buena imagen, hemos sacado un empate, veníamos con toda la ilusión y nos vamos muy contentos», ha manifestado el jugador, que debutó con el Bilbao Athletic en 2010 y se estrenó en el pimer equipo tres años más tarde, llamado por Ernesto Valverde . Hace dos años y medio fue cedido al Leganés y posteriormente militó en el Elche antes de ingresar en el Numancia el pasado mes de junio.

Bronca de los madridistas

Este empate logrado por el Numancia agravó el mal momento de un Real Madrid bloqueado mentalmente, que se dejó llevar con ventaja en el marcador clasificado para los cuartos de final de la Copa del Rey y acabó encajando otro mal resultado sin reacción en la segunda unidad.

En la irregularidad saltó a escena el plan B de Zinedine Zidane con la obligación de mejorar el panorama gris que marca la temporada madridista. Sin continuidad en sus apariciones, con la necesidad de motivarse en una eliminatoria sentenciada y ante un rival menor, los de Zidane saltaron al campo con el objetivo de agradar al madridismo en una noche gélida en un Bernabéu semi vacío y se acabaron llevando la bronca de los pocos madridistas que aguantaron en la grada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos