Cantona y Deschamps, separados por el racismo

Cantona, durante una conferencia en Barcelona./REUTERS
Cantona, durante una conferencia en Barcelona. / REUTERS

El exfutbolista francés ha sido imputado por insinuar que el seleccionador descarta a Benzema y Ben Arfa por su origen magrebí

FERNANDO ITURRIBARRIA

Eric Cantona ha sido imputado por presunta difamación a Didier Deschamps. El exfutbolista francés insinuó que el seleccionador nacional prescinde por racismo de Karim Benzema y Hatem Ben Arfa, jugadores de origen magrebí. El técnico de Bayona se querelló tras aparecer la palabra «racista» pintada en su casa de Concarneau (Bretaña). Ahora un juez instructor de París ha inculpado al polémico exdelantero por aquellas declaraciones calumniosas de las que tendrá que rendir cuentas dentro de unos meses ante los tribunales.

Las acusaciones de Cantona datan de mayo de 2016, un par de semanas antes del comienzo de la Eurocopa de Francia. En una entrevista publicada por el diario británico ‘The Guardian’, ‘The King’ soltó veneno contra Deschamps, que nunca ha sido santo de su devoción. «Deschamps tiene un apellido muy francés. Quizá sea el único en Francia con un apellido auténticamente francés. Nadie en su familia se ha mezclado con alguien. Como los mormones en Estados Unidos», ironizó el exinternacional con raíces italianas.

La andanada al entrenador vasco venía a cuento de los descartes de Ben Arfa y Benzema, a quienes la vieja gloria del Manchester United consideraba «dos de los mejores jugadores franceses». «Lo que es seguro es que no estarán en la Eurocopa y está claro que tienen orígenes norteafricanos. Por tanto, el debate está abierto», planteó.

Días después el propio Benzema aportó su granito de arena a la polémica. En declaraciones al diario ‘Marca’, atribuyó su ausencia de la selección a que Deschamps había cedido a la presión de «una parte racista de Francia».

El episodio de la pintada en su vivienda bretona convenció al técnico de la conveniencia de querellarse. «Está muy afectado porque su familia está afectada y porque esa inscripción es como una violación. Nos habíamos callado después de las palabras de Cantona. Pero después del silencio es hora de decir que esas declaraciones son gravísimas y difamatorias», expuso entonces su abogado.

Ahora el letrado alega que su cliente está «herido en su dignidad de hombre y de entrenador». «Cuando te tratan de racista y no lo eres quieres justicia», argumenta Carlo Brusa, que es el mismo abogado de Marcelo Bielsa en su pleito por despido con el Lille.

El ‘loco’ de Rosario es un ídolo del retirado diablo rojo. Hace poco declaró que sus discursos le hacían llorar. «Es un tipo que tiene una verdadera visión del mundo que supera el marco del fútbol, un filósofo que el fútbol francés no se merece», lanzó con su proverbial capacidad de provocación.

Neymar, Macron y Mbappé

Tampoco comulga con el fichaje de Neymar por el Paris Saint Germain del oro negro. «Cuando tiene 25 años y ha jugado con Brasil y el Barça te preguntas qué viene a hacer en la Liga francesa para jugar contra el Guingamp o el Amiens», ha reflexionado con ese tono arrogante y despectivo tan suyo.

El ‘enfant terrible’ del balompié galo es un virtuoso de los goles mediáticos. Se ha apuntado el tanto de esta comparación improbable: «Emmanuel Macron es el Kylian Mbappé de la política». «Ha batido todos los récords de precocidad, se ha convertido en una estrella en menos de un año y es capaz de jugar en los dos lados, en la izquierda o en la derecha», dice del presidente treintañero.

Pero hasta en estos paralelismos políticos se sale por la tangente del racismo. «Mbappé ha sido batido por una vieja señora en negro y blanco (la Juventus) y Macron ha batido a una mujer de edad madura que no es una gran fan del mestizaje negro y blanco», sentencia en alusión a la primera dama francesa, 24 años mayor que su marido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos