Jornada de descanso

Froome afronta la tercera semana sin la tranquilidad de ediciones anteriores

Chris Froome, en la jornada de descanso. / Afp

Sus rivales jugarán sus bazas en las dos etapas alpinas, pero el británico tiene el comodín de la contrarreloj de Marsella

COLPISA / AFPLe Puy-En-Velay (Francia)

Con menos de 30 segundos de ventaja sobre sus tres principales rivales al inicio de la tercera y última semana del Tour de Francia, el maillot amarillo Chris Froome no cuenta el margen habitual de las otras ediciones en las que conquistó la ronda gala.

Las muestras de debilidad el jueves pasado en la subida a Peyragudes le hicieron perder el maillot amarillo en favor de Fabio Aru, aunque lo recuperó dos días después. Pero unos problemas mecánicos el domingo pudieron haberle costado caro de no ser por la inestimable ayuda recibida de sus compañeros españoles del Sky, Mikel Landa y Mikel Nieve.

Más información

«No dormiré a pierna suelta. Siempre supimos que sería una carrera apretada y eso es exactamente lo que ha pasado», declaró Froome este lunes en Puy-en-Velay. «Esperaba esto y sabía que cada etapa, cada segundo contarían», añadió.

«Cada uno de mis rivales representa una amenaza diferente. Fabio Aru puede que no tuviese un buen día en Rodez, pero él ya se ha mostrado fuerte en la tercera semana de una gran vuelta», mientras que «Romain Bardet siempre estuvo fuerte en la tercera semana y cuenta con un equipo para apoyarle, como se pudo ver el domingo», analizó Froome.

Froome afronta la tercera semana con el comodín de la contrarreloj de Marsella, en la que es favorito para sacar tiempo a sus rivales, que intentarán jugar sus opciones en las dos etapas alpinas.

Fotos

Vídeos