La Clásica de San Sebastián, por los caminos de Igeldo

Mollema, ganador de 2016, se abraza con Zubeldia, al que ha cedido el dorsal ‘1’.
Mollema, ganador de 2016, se abraza con Zubeldia, al que ha cedido el dorsal ‘1’. / josé ignacio unanue

Participación de lujo el día de la despedida del ciclismo de Haimar Zubeldia. Urán, Barguil, Dumoulin, Landa, Adam Yates, Gilbert y Van Avermaet son los principales favoritos para jugarsela victoria en la subida por Murgil Bidea

IÑAKI IZQUIERDO

Por cuarto año consecutivo, la Clásica de San Sebastián (15.00 horas-ETB1) se internará por los caminos de Igeldo para buscar ganador. Una carretera mínima, Murgil Bidea, con nombre de lo que en realidad es, un camino, será el juez de la carrera. Dos kilómetros y medio al 9% de pendiente media, con tres tramos del 20%, romperán el pelotón de favoritos que se presente a su pie, después de 221 kilómetros de carrera. Es el ciclismo moderno, el de las diferencias mínimas. Una subida de 2.500 metros para decidirlo todo, para elegir al mejor. Hace tres años, Alejandro Valverde (Movistar), hace dos Adam Yates (Orica) y la temporada pasada, Bauke Mollema (Trek).

Precisamente el holandés va a ser uno de los protagonistas de la Clásica, gracias su gesto de ceder el dorsal 1, que le corresponde como último ganador, a su compañero Haimar Zubeldia. El usurbildarra se retira hoy del ciclismo y correrá con ese número tan especial. Mollema le hará entrega en la salida de un dorsal 1 simbólico.

La Clásica es otra carrera desde que se interna por los caminos de Igeldo pero hay una cosa que se mantiene inalterable. En lo más alto del podio solo hay sitio para los mejores. Por eso son los mejores, porque saben adaptarse a cualquier terreno, a cualquier circunstancia.

Los tres últimos ganadores en el trazado antiguo fueron Philippe Gilbert (Quick Step), Luis León Sánchez (Astana) y Tony Gallopin (Trek). Los tres primeros con el nuevo, los citados Valverde, Adam Yates y Mollema. Es decir, el nivel de los ganadores en el Boulevard se mantiene en lo más alto.

La lista de favoritos de esta edición tiene un vacío, el que deja Valverde. El murciano se recupera a buen ritmo de la importante lesión que sufrió en su caída en el Tour, pero en su ausencia la lista de favoritos es de impresión.

Cinco de los diez primeros clasificados del Tour de Francia estarán en la salida: Rigoberto Urán (Cannondale), Mikel Landa (Sky), Simon Yates (Orica), Louis Meintjes (UAE) y Warrel Barguil (Sunweb). A ellos hay que añadir a Philippe Gilbert (Quick Step), un verdadero especialista. Mollema debe ser citado entre los favoritos como último vencedor de la carrera.

Mikel Landa, la atracción

La participación vasca estará liderada por Mikel Landa. El alavés es un genio y podría intentar cualquier cosa en Murgil. Para arriba va sin cadena y si encuentra el momento de inspiración es peligroso para cualquiera.

Liderará al Sky y será una de las grandes atracciones para el público. El alavés es uno de los once ciclistas vascos y navarros en la salida. También corren su compañero Mikel Nieve, Haimar Zubeldia y Markel Irizar (Trek), Pello Bilbao (Astana), Jon Ander Insausti (Bahrain), Jonathan Castroviejo, Víctor de la Parte e Imanol Erviti (Movistar), Igor Antón y Omar Fraile (Dimension Data).

También estará en la salida Tom Dumoulin, la gran sensación del año ciclista con su victoria en el Giro de Italia. El holandés se ha convertido en el gran corredor para el futuro inmediato de la grandes vueltas por etapas y su sombra alargada ya alcanza al mismísimo Chris Froome (Sky), con quien se verá las caras en el próximo Tour.

Dumoulin no es favorito hoy, porque el trazado no le favorece, pero su presencia sí define la voluntad con la que llega a Donostia el Sunweb, con una formación potentísima liderada por Warrel Barguil con Laurens Ten Dam y Simons Geschke de escuderos.

En este nuevo ciclismo no solo los detalles del recorrido cuentan, también la fortaleza de los equipos. En ese sentido, el Orica es uno de los conjuntos a vigilar, porque los de Neil Stephens siempre están en la pelea en las carreteras vascas. Ganaron hace dos años con Adam Yates, que el martes se quedó a cincuenta metros de suceder a su hermano Simon en el palmarés de la Clásica de Ordizia, que hoy es uno de los grandes favoritos. Tendrá a su lado a Simon Gerrans, Albasini, Keukeleire y Kreuziger. De los estrechos caminos de Igeldo saldrá un gran vencedor. Con esta participación, no puede ser de otra manera.

Fotos

Vídeos