Baloncesto

El Sáenz Horeca sucumbe ante un gran Leyma Coruña

Dee se abre hueco entre las torres coruñesas./Hugo Madariaga
Dee se abre hueco entre las torres coruñesas. / Hugo Madariaga

Un Araberri agotado cede un 12-35 en el último cuarto y se queda sin el encanto de Mendizorroza con su tercera derrota en casa

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

Nada que objetar a la victoria del Leyma Coruña sobre el Sáenz Horeca en Mendizorroza, un feudo en el que solo habían vencido el Manresa y el Iberostar Palma. El equipo gallego, con hasta cinco jugadores exACB y un entrenador con experiencia como Gustavo Aranzana, exhibió anoche un recital físico y técnico en todos sus puestos, con mucho equilibrio tanto en su juego interior como exterior. Sirva como ejemplo los 49 puntos de sus pívots y los 50 de sus exteriores, con especial mención al exJoventut, Andorra o Manresa Dmitry Flis, talento puro en la ‘pintura’ y un espectacular Monaghan, un base norteamericano muy interesante y con muy buena mano, autor de 13 puntos en el último cuarto.

Fueron los últimos diez minutos los que decidieron un partido equilibrado hasta el descanso, con un buen control del rebote por parte del Araberri y buen ritmo marcado por un imparable Wintering, probablemente el mejor jugador en el uno contra uno de LEB Oro. Junto con un excepcional Edwards, máximo anotador con 20 puntos y 29 de valoración, los locales manejaron rentas de 6 puntos en un primer cuarto donde los interiores Pechacek y Araujo se cargaron de faltas, contratiempo que lastraría al equipo. A golpe de triple y de más músculo interior con el veterano Hernández-Sonseca haciendo ese trabajo oscuro pero efectivo, el Leyma Coruña se fue adueñando del partido, aunque al descanso todo quedaba abierto (39-42).

80 Sáenz Horeca Araberri

Dee (11), Edwards (20), Uclés (7), Wintering (17), Pechacek (8) –quinteto inicial–, Mitrovic (3), Araujo (11), Lorenzo y Cizmic (3).

99 Leyma Coruña

Sanz (7), Hernández, Flis (14), Gilling (16), Olmos (14) –quinteto inicial–, Ferreiro, Monaghan (16), Cooney (11), Torres, Hernández-Sonseca (7) y Chuku (14).

parciales.
24-25, 15-17 (39-42 al descanso), 29-22 y 12-35.
árbitros.
Francisco Javier Loroño y Juan Ramón Hurtado.
incidencias.
Cerca de 900 personas en el pabellón Mendizorroza.

Respuesta y caída final

Un horrible comienzo del tercer cuarto, con 8 puntos consecutivos de un Sergio Olmos mal defendido que campó a sus anchas, estiró el marcador a los 10 puntos de desventaja para los vitorianos (43-53). El tiempo muerto de su entrenador, Antonio Pérez, fue efectivo porque los suyos se reactivaron desde una defensa agresiva y atenta al robo, comandada por un eléctrico Wintering, autor de un tapón estratosférico,un robo y asistencia a Araujo en poco menos de 20 segundos. Este tipo que juega a cámara rápida contagió a sus compañeros en lo que fue el despertar de un Dee bien defendido, lo mismo que Mitrovic. El ‘scouting’ de los gallegos había sido efectivo sobre la artillería pesada del Sáenz Horeca. En un visto y no visto, un parcial de 16-5 daba la vuelta al choque y ponía en ventaja a los locales (59-58), en los mejores minutos de Araujo, y la colaboración de Uclés desde el triple, para firmar un esperanzador 68-64 al cierre del tercer acto.

Pero la remontada pasaría factura al equipo de Pérez Caínzos, que en dos minutos recibía un parcial de 0-10 como inicio del desplome absoluto. Quizás demasiado castigo para los méritos contraídos, pero víctima de sus propios errores no forzados con pérdidas o fallos en la marca sobre jugadores como Monaghan, cómodo en tiros liberados y penetraciones. En la constante rotación que buscó el técnico gallego, quizás no dio con el quinteto idóneo en los momentos de la verdad.

Wintering acabó exhausto, con más de 31 minutos en cancha, y su equipo lo notó. La diferencia para los gallegos se fue ampliando sin visos de otra reacción. Ante el mejor equipo que ha pasado por Mendizorroza, el Sáenz Horeca no pudo sino negarse a la evidencia de la superioridad física y técnica de una escuadra que luchará por el ascenso sin lugar a dudas. Con la tercera derrota en Mendizorroza (80-99), y más sensaciones de cansancio que de mal juego, solo queda recuperar al grupo y seguir remando para intentar llegar a los ‘play off’. El objetivo no deja de ser ambicioso, pero factible.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos