Liga femenina

El peor desenlace para el Araski en Bembibre

Irati Etxarri, del Araski, protege la pelota ante Rakovic. /HÉCTOR KEUDELL
Irati Etxarri, del Araski, protege la pelota ante Rakovic. / HÉCTOR KEUDELL

Las vitorianas, sin acierto ni respuesta, completan un mal último cuarto y, además del partido, pierden el ‘average’ con Embutidos Pajariel

OLGA JIMÉNEZ

Cuando algo ha de acabar mal, seguro que acaba peor. Es lo que sucedió en Bembibre, una historia que parece no tener fin para un Araski que esta temporada no termina de sentirse cómodo ni de explotar, con un saco de infinitos errores, poco acierto y desesperantes porcentajes para caer ante un rival de su liga, al que venció por 9 puntos en Mendizorroza y con el que ya tiene el ‘average’ perdido tras caer por 13 puntos. Ni esa ventaja pudieron defender las pupilas de Made Urieta, muy por debajo del nivel esperado y con la capitana Laura Pardo y una espléndida Cristina Molinuevo como apagafuegos de un partido gris.

Solo durante los primeros cinco minutos la balanza tuvo un equilibrio real hasta el 7-7. A partir de ahí, la recién llegada Grant Allen, intratable con 16 puntos, 15 rebotes y 36 de valoración, y la americana Brown iniciaron un recital de juego tan aplastante como devastador. Entre ambas sumaron la mitad de la productividad de su equipo, 32 puntos y 22 rebotes. Con 14-7 las cosas empezaron a torcerse para no enderezarse totalmente. La salida a pista de Cristina Molinuevo y Laura Pardo fue providencial para igualar el primer cuarto (14-14). Las vitorianas asumieron el rol anotador para cubrir las carencias de un grupo sin confianza, que erró la friolera de 50 tiros de los 80 lanzados en total.

68 Embutidos Pajariel Bembibre

Brown (16), Pasic (11), Grant-Allen (16), Stanacev (5), Gustavsson -quinteto inicial-, Astrom (3), Aliaga (9), Ndoye, Rakovic (8).

55 Lacturale ART Araski

Van Den Adel (4), Diallo (4), Tudanca (9), Silva (4), Forster (10) -quinteto inicial-, García (2), Molinuevo (8), Etxarri (4), Aldalur, Pardo (10).

Parciales:
14-14, 19-13 (33-27), 13-16 (46-43), 22-12 (68-55).
Árbitros:
Txema Terreros y Nicolás Murillos.

Demasiados problemas

Ni en la dirección de Silva o García ni en las manos de Van Den Adel o Forster estaban los puntos que necesitaba un Araski que, además, sumaba los problemas con las faltas de Diallo. Tampoco podía contar en la rotación con Agirre, que se quedó en Vitoria por fiebre. Las alavesas hacían la goma una y otra vez, pero cada acercamiento era castigado con un triple de una certera Aliaga, la única nacional del equipo leonés. Al descanso, el 33-27 dio paso a un tercer cuarto con el mismo guion. Demasiados fallos no forzados regalaban 10 puntos de ventaja a las locales (37-27).

La reacción volvía a llegar de la mano de Pardo y Molinuevo, máximas anotadoras del equipo con 10 y 8 puntos, respectivamente, para llegar vivas al último período (46-43). Las vitorianas dominaron el rebote, pero se perdieron entre imprecisiones y falta del sentido en su juego, muy deslavazado y carente de una identidad reconocible. La guerra por su cuenta no es el estilo de los equipos de Urieta, pero la ansiedad por encontrar algún argumento para invertir la tendencia se topó con la realidad en la pista del Bembibre Arena. Silva anotaba su primera canasta en juego en el minuto 33. Sintomático. Entre tanto caer y levantarse, la cabeza del equipo verde ya no pudo aguantar el enésimo envite. Dos triples de Aliaga llevaban la diferencia a los 12 puntos (61-49).

De nada sirvió la presión a toda cancha, las faltas reiteradas, los intentos frustrados de parar el ritmo de un Bembibre superior. La recompensa ante un desastroso último periodo, fue el doble premio de la victoria y el ‘average’. Lo peor que le puede pasar a un equipo muy tocado anímicamente, sin identidad y con ausencia de líderes. La semana de descanso por la celebración de la Copa vendrá bien para limpiar cabezas y buscar soluciones a un Araski desconocido y frágil en el aspecto mental.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos