NBA

Arranca la NBA: Visos de dinastía guerrera

Curry es otra vez el líder a batir. /EFE
Curry es otra vez el líder a batir. / EFE
Línea de pase

Los Warriors vuelven a encabezar los pronósticos de la NBA pese a LeBron y las reforzadas candidaturas de Boston, Houston y Oklahoma

Ángel Resa
ÁNGEL RESA

Es lo que ocurre cuando una franquicia se siente hegemónica y así lo hace ver al resto, que las demás sacuden el árbol para intentar que caiga como fruta madura y abandonan el empeño frustradas hasta la coronilla. Ocurría con los Bulls de Michael Jordan antes y después de que su divina majestad propusiera relaciones al béisbol o con los Lakers del incontenible dúo Kobe Bryant-Shaquille O’Neal. Incluso con los Spurs diésel que acumularon cinco títulos en década y media. Ahora vivimos bajo el yugo dictatorial –devastador y sutil a un tiempo, hermoso sin discusión de los Warriors–, sólo respondido desde Cleveland por el absolutismo del rey LeBron. Y todo indica que, salvo variaciones musicales sobre el mismo tema, Golden State vuelve a encabezar los pronósticos para el anillo en la temporada que arrancará la próxima semana.

¿Otra final frente a los Cavaliers? Probablemente tras el emotivo ‘revival’ del monarca con el ya algo decadente Dwyane Wade. Ambos convirtieron Miami en el epicentro del baloncesto profesional estadounidense. Pero también podría ocurrir que la plaza reservada en la serie definitiva y sobre el papel al club de Ohio la ocupe Boston, adonde viaja nada menos que Kyrie Irving, formidable escudero mayor de James. Ah, los Celtics, siempre perseverantes, tozudamente irlandeses, de vuelta con su orgullo intacto. El equipo de Massachusetts ha acaparado, junto a Oklahoma City y Houston, el interés del zoco. Que la NBA carece de sensibilidad lo demuestra el traspaso de su menudo y formidable base Isaiah Thomas a Cleveland para abrir hueco, precisamente, a quien venía guiando a los Cavaliers junto a LeBron. Pero aún hay más, amigos. Boston refuerza su candidatura a liderar el de nuevo disminuido Este con el fichaje de Gordon Hayward, alero completo y referencia en Utah.

Que Golden State figura arriba del todo en las apuestas parece más que incuestionable ¿Significa que no encontrará vallas que saltar en el salvaje Oeste? No, en absoluto. Pese a su arsenal casi infinito de armas individuales y colectivas (Stephen Curry, Klay Thompson, el factor diferencialísimo de Kevin Durant, la defensa armada desde el cancerbero Draymond Green, la fe en el pase que deviene en magia…), los Warriors habrán de emplearse a fondo contra los inmóviles Spurs, pero fundamentalmente frente a Rockets y Thunder.

Hablando de traspasos estivales, Houston ha reclamado el foco con la compra del estelar base Chris Paul, harto de amagar asaltos a la cumbre en los Clippers. Al lado de la fabulosa pirotecnia ofensiva de James Harden formará una de las parejas exteriores más destructoras de rivales, categoría en la que también levantan la mano John Wall-Bradley Beal (Washington), Curry-Thompson (Warriors), Damian Lillard-CJ McCollum (Portland) y Kyle Lowry-DeMar DeRozan (Toronto). Y qué decir de Oklahoma. Su director deportivo, Sam Presti, vuelve a abandonar el coso por la puerta grande. Tras la profunda herida de contemplar hace un año la marcha de Durant a California, el GM de los Thunder muestra –y van unas cuantas veces– su maestría a la hora de componer plantillas. El base más físico jamás visto y último MVP, Russell Westbrook, recibirá las ayudas imprescindibles de dos aleros: el estelar Paul George, que deja su establecido hogar en Indiana, y Carmelo Anthony, agotado de estrellarse en el particular e impotente muro de las lamentaciones que los desesperantes Knicks se resisten a derribar.

Atención a conjuntos que no pelearán por el campeonato, pero han de mejorar sustancialmente sus prestaciones deportivas. A la vanguardia de ellos parece Minnesota, que se trae de Chicago al completo alero Jimmy Butler (lo más parecido a Kawhi Leonard salvando las distancias) y al sensato ‘uno’ Jeff Teague para alimentar al sensacional ‘cuatro’ Karl-Anthony Towns. Denver alinea un juego interior de categoría con la contratación de Paul Millsap para jugar a la vera del virtuoso Nikola Jokic. Y los Pelicans de New Orleans presentan desde el inicio de la campaña a su pareja de pívots repleta de clase (Anthony Davis-DeMarcus Cousins).

En cuanto a la embajada española, pocos cambios excepto en el puesto de base. La delegación pierde un miembro con el retorno de ‘Chacho’ Rodríguez a Europa (CSKA), Ricky Rubio cierra su largo ciclo en Mineápolis para empuñar el timón de los Jazz y José Manuel Calderón, ya intérprete de reparto, compartirá vestuario y ambiciones de gloria con LeBron. Casi nada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos