Kedar Edwards

Matazo a lo Dominique Wilkins de un jugador del Araberri

Edwards se dispone a machacar el aro. / Hugo Madariaga

El alero del equipo vitoriano roba, cruza la pista y remata con un molino al más puro estilo del único 'matador' americano que pudo hacer sombra a Jordan

SERGIO EGUÍA y OLGA JIMÉNEZ

Dicen de Kedar Edwards que le gusta castigar el aro contrario. Lo que no imaginaban es que se trata de una afición literal. Qué bárbaro lo que hizo el domingo el alero de Araberri. El de Brooklyn -nacido en Guyana- recupera en defensa un balón que había robado su compañero Jonathan Araujo y sale como el viento hacia la canasta contraria. Acelera, salta y los brazos toman vida propia. Molino y mate como si Dominique Wilkins hubiera vuelto de la residencia de ancianos. Espectacular lo que ayer se vivió en Mendizorroza en el Araberri y el Lleida. La LEB Oro es cada jornada más interesantes.

Los de Antonio Pérez se impusieron a los catalanes (93-84) gracias a la actuación de Wintering (19 puntos y 9 asistencias), muy bien respaldado por Dee (13), Edwards (11), Uclés (14), Araujo (12), y Cizmic (12). Con semejante aportación, los locales manejaron una anotación en la que se mueven con comodidad.

93 Sáenz Horeca Araberri

Wintering (19), Dee (13), Mitrovic (7), Uclés (14), Araujo (12) -quinteto inicial-; Edwards (11), Newby, Buesa (3), Lorenzo, Pechacek (2), Cizmic (12).

84 Actel Força Lleida

Ogungbemi (17), Martí (2), Dukanovic (23), Derksen (16), Karena (2) -quinteto inicial-; Feliu (7), Rubin de Celis, Sutina (3), Hermet (4), MBaye (8), Olaizola (2)

Parciales
27-17, 22-15 (49-32), 27-26 (76-58), 17-26 (93-84)

El caudal ofensivo del Araberri es insaciable. Y así entre la vistosidad de un juego productivo y los mates espectaculares de Edwards, el partido se fue a los 20 puntos de diferencia (44-24), tras seis puntos consecutivos del talentoso Cizmic. El capitán Buesa aportó también un triple en su salida a pista para sacar a los pívots rivales de zona. Todo era plácido y tranquilo en un partido que casi estaba en el bolsillo. Aunque en ningún momento peligró la victoria local, el despertar del serbio Dukanovic acompañado por el base Ogungbemi, los dos máximos anotadores del conjunto catalán con 23 y 17 puntos respectivamente, estrechó el marcador a los siete puntos (58-51).

Fue el momento en el que se encendió la voracidad del americano Dee para su enésimo recital, con 10 puntos casi consecutivos que ponían las cosas en su sitio hasta sumar la máxima diferencia de 21 puntos (81-60), con siete minutos para el cierre. Los visitantes lo intentaron, con una defensa en zona que les puso en órbita, les permitió robar balones para ejecutar en contraataque de la mano de Derksen cuatro puntos consecutivos y ponerse a 10 puntos a falta de dos minutos. Lleida no creyó en sus posibilidades, y para despejar dudas un triple de Mitrovic les cortaba las alas. Solo faltó recuperar el average, tras perder por 10 puntos en el Barris Nord, para redondear una valiosa victoria, pero los de Jorge Serna, entrenador que ha tomado el relevo del destituido Borja Comenge, lo pelearon como mal menor de una derrota merecida por 93-84 ante un superior Sáenz Horeca Araberri.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos