El Lacturale ART da la cara ante el imponente líder

Aldalur defiende a De Souza en un lance del partido. /
Aldalur defiende a De Souza en un lance del partido.

El Araski exhibe un gran despliegue defensivo ante el Perfumerías Avenida, pero no le asiste la puntería

OLGA JIMÉNEZ

El pabellón Wurzburg de Salamanca había sido testigo en los dos últimos choques de sendas derrotas de su equipo. El poderoso Perfumerías Avenida encontró ayer ante el Lacturale ART Araski el bálsamo para recuperarse. Está poco acostumbrado a perder. Las jugadoras vitorianas, conscientes del reto que se les presentó, no defraudaron, no se cayeron, ni tampoco se dejaron llevar (69-54). Si la pasada temporada las derrotas fueron más contundentes que esta, la de anoche dejó otras sensaciones.

El Araski ya no está a años luz del líder salmantino. La distancia sigue siendo grande, pero no inalcanzable. En una versión más humana de las charras, las de Made Urieta mantuvieron el tipo desde el sacrificio defensivo, apretando dientes, robando balones, haciendo que el choque fuera incómodo en algunas fases. Y todo para perder por 15 puntos. Con un poco más de puntería, mejorando los porcentajes de ataque -únicamente un 32 por ciento en tiros de campo-, menos imprecisiones, con el equipo al completo. Finalmente, Marta Tudanca no debutó por precaución, aunque viajó con la expedición alavesa, tampoco lo hizo Roundtree. Con ambas ese poco que faltó podría haber estrechado aún más la diferencia.

El técnico local optó por un quinteto muy físico para hacer daño en la ‘pintura’. Con balones a Robinson y De Souza, el juego castellano encontró solidez para empezar a mandar en el marcador. Pero la hiperactividad del Araski, con dos triples de Silva, mantuvo un igualado 18-14, roto por un parcial de 8-0 para cerrar el primer cuarto (26-14). Los porcentajes de las vitorianas fueron una rémora de difícil solución, sobre todo, con algunos tiros abiertos o acciones bajo el aro de incomprensible fallo.

10-10 en el segundo cuarto

El Lacturale ART mandó en el rebote ofensivo gracias al inmenso trabajo de la norteamericana Forster, de nuevo la más valorada con 15 puntos, 8 rebotes y 10 recuperaciones. En una fase de imprecisiones por ambas partes, el Perfumerías Avenida se quedó en 10 puntos y al descanso la distancia se veía en 12 puntos, con una sensación de haber perdonado en dos acciones de robo y ejecución malogradas por Foster y Silva.

69 Perfumerías Avenida

Domínguez (9), De Souza (13), Givens (11), Moss (13), Robinson (8) -quinteto inicial-, Elonu (2), Nicholls (2), Quevedo, Asurmendi (8) y Abdi (3)

54 Araski

García (6), Van den Adel (11), Diallo, Silva (16), Forster (15) -quinteto inicial-, Molinuevo, Etxarri, Aldalur (2), Agirre y Pardo (4)

PArciales
26-14, 10-10 (36-24 al descanso), 23-13 y 10-17

Cuando más cerca parecían estar y tras un parcial 0-5 al inicio del tercer cuarto que puso a las vitorianas a siete puntos (36-29), la tormenta triplista se desató en el Wurzburg. Es lo que tiene un equipo con tanta calidad. Givens y Moss, ayudadas por las bases Asurmendi y Domínguez, ejecutaron con precisión para matar el partido e irse a la máxima renta, 24 puntos (61-37). Es cierto que el último cuarto sobró, quizás más al Perfumerías, repleto de talento. Meritorio el conjunto vitoriano, que no se dejó llevar y siguió dando la cara, batiéndose en duelo ante su verdugo al que le provocó 23 pérdidas, algo poco frecuente para el mayor recuperador de la Liga Femenina.

Los números no dejan lugar a dudas, las salmantinas dominaron el rebote (38 capturas por 26 de Araski), sus porcentajes de tiro fueron mejores (43% en tiros de campo), la brasileña De Souza fue un tormento para la inexperta Diallo, que se marchó con valoración negativa, lo mismo que Agirre y Etxarri. La brasileña campó a sus anchas para irse con 13 puntos, 13 rebotes y 26 de valoración. Y con todo, Araski enfiló el túnel de vestuarios con la cabeza alta, con un pequeño paso, tal vez imperceptible, pero interiorizado en el grupo. Es la tercera derrota consecutiva, pero el equipo crece en alternativas de juego, consistencia y dureza. La ventana FIBA vendrá bien para recuperar jugadoras y afrontar seis jornadas cruciales ante rivales de la misma Liga.

Fotos

Vídeos