Baloncesto

Un intenso Lacturale ART Araski revienta al Lointek Gernika

Forster, destacada, lanza a canasta ante una jugadora del Gernika, ayer en Mendizorroza./Hugo Madariaga
Forster, destacada, lanza a canasta ante una jugadora del Gernika, ayer en Mendizorroza. / Hugo Madariaga

Once puntos de Arrate Agirre en el tercer cuarto enseñan el camino de la victoria a las vitorianas

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

Nada como regresar al calor de casa para sentirse cómodo, pleno, capaz de todo. No era fácil para el Araski cambiar el paso tras tres derrotas consecutivas, pero siempre está Made Urieta para recordar a sus jugadoras que todo es posible y que cada partido es un paso, una final.

Como un mantra, este grupo lo interioriza, creyendo que cada vez son mejores, son un equipo. Y lo demuestran en cada esfuerzo compartido. Venía el Gernika, con la vitola de equipo europeo, aunque cierto es que la Eurocup se le queda grande y en su batalla que es la Liga tan pronto da una de cal como otra de arena.

Con ciertas reservas y la memoria de lo sucedido el pasado año, Mendizorroza volvió a arrugar a las de Mario López que se quedaron en 62 puntos y que aprovecharon la clase de su recién llegada Caldwel. Ante un juego inconexo de las vizcaínas, el alto ritmo de las vitorianas que, de menos a más, consiguieron su propósito más desde un empeño defensivo, autoridad en el rebote ofensivo con Foster reinando en la zona rival, velocidad en sus transiciones y la inteligencia grupal para ver los espacios que proporcionaban las defensas sobre Diallo. Si alguien sabe leer los partidos es Arrate Agirre, protagonista de tardes históricas en Mendizorroza. La vitoriana es un volcán en erupción, una depredadora del aro. En el peor momento de su equipo, se adueña de galones para decidir y ejecutar. Once puntos en el tercer cuarto iluminaban el camino en mitad de cierta penumbra.

73 Lacturale ART Araski

García (4), Van Den Adel (6), Diallo (12), Forster (13) –quinteto inicial-, Etxarri (4), Aldalur (5), Agirre (11), Pardo y Tudanca (2).

62 Lointek Gernika

Gómez (8), Pina (7), Bas (11), Alston (8), Caldwel (17) –quinteto inicial-, Díez (3), Gastaminza, Molina (8) y Ariztimuño.

PARCIALES.
20-12, 16-20,21-13 y 16-17.
ÁRBITROS.
Yasmina Alcaraz y Javier Villanueva.
INCIDENCIAS.
2.000 personas en el pabellón e Mendizorroza.

De menos a más, el Araski fue creciendo tras un mal inicio y mejor acierto del Gernika comandado por Pina. Su mejor jugadora no tuvo el partido, perdida y bien vigilada. La presencia de Diallo, bien dosificada por Urieta, tuvo sus réditos porque el equipo la buscó cuando más la necesitó. Con la canaria, autora de 12 puntos, el 2-8 pronto adquirió otra tonalidad con un parcial 18-4 que daba la vuelta al choque en el primer asalto (20-12).

Debut de Tudanca

Debutaba la vitoriana Tudanca, correcta en sus cinco minutos y con falta de ritmo en un choque de altos vuelos. Mientras el Araski corría, el Gernika dudaba. Y así entre transiciones supersónicas de Silva y una motivada Izaskun García ante su exequipo, las alavesas caminaron con determinación, provocando errores a su rival, llamativas las 21 pérdidas de las vizcaínas que se convertían en recuperaciones. Ese equilibrio en el robo-recuperación mantuvo una ventaja que hubiese sido más amplia si el acierto hubiera acompañado (37 % en tiro de campo).

El abuso del triple del Gernika no dio soluciones, pero sí las americanas Alston y Caldwel para acercar a las suyas al descanso (36-32). El temido tercer cuarto le estalló en las manos a las locales. Una antideportiva rigurosa a Silva ponía en órbita a las visitantes que seguían arañando puntos, sin convicción en la reacción.

Con 44-43 en el marcador y en el momento más delicado, emergió la figura de Arrate Agirre. Determinante y decisiva la gasteiztarra, sumó 11 puntos consecutivos con tres triples para deleite de los 2.000 congregados en el templo de Mendizorroza. La reacción alavesa borró al Gernika que sin saber a qué jugaba, buscó en Caldwel su único recurso para ponerle más pimienta al derbi. Imposible ante tanto derroche de las de Urieta, personificado en la incansable Julie Forster, 13 puntos, 9 rebotes y 27 de valoración. Recursos defensivos desde el robo y contraataque, hasta ofensivos buscando las esquinas, el pase de más, la asistencia a la compañera, con especial mención a Izaskun García.

Ver tanto baloncesto en las manos de estas jugadoras gratifica e impulsa a creer aún más en Urieta. Si quedaban seis finales, ahora restan cinco. Todo es posible si este Lasturale ART Araski se empeña en perseguir el primer objetivo que es la Copa de la Reina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos