Baloncesto

Un intenso Araski desarma al Cáceres

Marta Tudanca pelea por un balón en el partido de ayer en Mendizoroza./Jesús Andrade
Marta Tudanca pelea por un balón en el partido de ayer en Mendizoroza. / Jesús Andrade

Cristina Molinuevo y Marta Tudanca lideran la décima victoria del conjunto alavés esta temporada

OLGA JIMÉNEZ

Recordó este Araski al de la temporada pasada, capaz de desquiciar a sus rivales desde su anarquía controlada, su intensidad defensiva y la entrega de jugadoras que comparten con Urieta esa ambición por cada partido, aunque ya no haya nada en juego.

Las vitorianas tenían una cuenta pendiente con ellas mismas, con su público, con su juego, y ante Al-Qázeres pudieron recuperar parte, sazonado con el toque de jugadoras nacionales, que elevan aún más la ‘marca Araski’. Tudanca (14) Aldalur (11) Pardo (8) y Molinuevo (10) sumaron más de la mitad de los puntos de su equipo, aunque justo es mencionar a esta última, que simboliza el talento puro para este deporte, el de una joven que compatibiliza el baloncesto de élite con sus estudios de Medicina y que ayer redondeó su mejor actuación personal.

70 Araski

arcía (3), Aldalur (11), Diallo (6), Tudanca (14), Forster (5) -quinteto inicial-, Molinuevo (10), Etxarri, Van Den Adel (8), Agirre, Pardo (8), Bedia y Silva (5).

58 Nissan Al-Qázeres

ontenegro (8), Willians (21), Martín (5), Foraste (8), Brown (12) -quinteto inicial-, Romero, Quevedo (3) y Corrales.

Árbitro
Asunción Langa y Vicente Martínez.
Incidencias
550 personas presenciaron el encuentro en el pabellón de Mendizorroza.

La apuesta del conjunto vitoriano fue arriesgada y de mucho desgaste de principio a fin. Cuando Urieta le da vueltas a su pizarra, el juego de las suyas enloquece y, por ende, hace enloquecer a sus rivales. Las propuestas defensivas desde una zona press, presión a toda cancha, dos por uno ante las pívots rivales provocando una buena colección de pérdidas, tantas como veintidós, puso muy de cara el encuentro. El buen trabajo defensivo se tradujo en la confianza ofensiva, con ese anhelado acierto que tanto ha faltado esta temporada.

Más ataque que defensa

Dos triples de Aldalur, la pelea de Diallo en el poste bajo ante la incombustible Montenegro, fueron semillas de inicio para mantener el pulso en un primer cuarto más de ataques que defensas (20-17). Tras un baloncesto vistoso, el segundo acto fue más un control de fuerzas, intentando anularse ambos equipos. Reaparecía Van den Adel, tras casi un mes fuera de las canchas, dejando muestras de su verdadera calidad y deseo. El Araski entraba pronto en bonus para suerte de las extremeñas que vivieron del tiro libre y de la calidad de la americana Willians, máxima anotadora con 21 puntos. Un arrebato de Tudanca, inconmensurable su trabajo ofensivo y defensivo, puso a las suyas por delante al descanso enseñando el camino (31-28).

Con toda la carne en el asador, como si fueran las vitorianas quienes se jugaran algo, el tercer cuarto volvió a ser de infinito desgaste, con rotaciones constantes en el quinteto local, donde la brasileña Silva era dosificada debido a su esguince de rodilla.

La capitana Pardo tuvo doble trabajo en su pelea por parar a Montenegro y en sostener al equipo en anotación con seis puntos consecutivos. El Cáceres se agarraba al partido mientras que el Araski se vaciaba por desgastar a un buen rival, mermado por las ausencias de sus dos referentes Jones y Cooper, las mejores anotadoras de la liga que decidieron emigrar en busca de un mejor destino.

El choque llegó al momento que Urieta deseaba, donde apuntillar a su rival tras un previo camino lleno de obstáculos. El momento de la explosión de Molinuevo con dos triples consecutivos, del liderazgo de Tudanca, para lograr la máxima renta (62-50) y mirar incluso al average en contra de doce puntos del partido de ida. Con un mejor movimiento de balón reflejado en las diecisiete asistencias, una defensa asfixiante y la suerte de cara, reflejada en una notable mejora de los porcentajes, con nueve triples, el encuentro se acomodó definitivamente a los intereses gasteiztarras, recordando por momentos esa escuadra indómita que trabajó tanto desde lo colectivo la pasada temporada como el secreto de su éxito.

A falta de dos jornadas para concluir el campeonato, el equipo alavés promete cerrar la temporada con dos éxitos más. Por ahora, la victoria número diez ya luce en su casillero.

Debut de Bedia

Además, la entrenadora Made Urieta hizo debutar a Izar Bedia. La jugadora de 23 años, integrante del equipo filial que milita en Primera Nacional, pudo disfrutar de casi dos minutos en Liga Femenina. Junto con Ainara Camino, son las dos jugadoras que han tenido su oportunidad de jugar con el primer equipo como ya ocurriera el pasado año con María Martínez de Alegría y Nefer León.

Temas

Araski

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos