Baloncesto femenino

El Girona apaliza al Araski

Forster intenta una jugada en el partido de ayer ante el Girona, en Mendizorroza./Igor Aizpuru
Forster intenta una jugada en el partido de ayer ante el Girona, en Mendizorroza. / Igor Aizpuru

El cuadro catalán fue un equipo compacto que castigó los muchos errores de las vitorianas, con pésimos porcentajes

OLGA JIMÉNEZ

Si las ausencias de Tudanca y Roundtree están pesando demasiado en el Araski, la baja de última hora de Izaskun García desbarató el plan de intentar competir de tú a tú contra el Girona. Tantas ausencias, son más ventajas aún para un conjunto catalán sobrado de centímetros, kilos, talento y velocidad en las piernas de las jugadoras, como la brasileña Colhado, una pesadilla en la pintura y máxima reboteadora con 15 capturas, o la americana Traore anárquica pero eficaz, con 20 puntos.

53 Lacturale ART Araski

Etxarri (7), Van den Adel (16), Diallo (3), Silva (4), Forster (9) -quinteto inicial-, Molinuevo (3), Aldalur (6), Pardo y Agirre (5).

88 Girona

Martínez (8), Mendi (15), Traore (20), Romeo (2), Colhado (12) -quinteto inicial-, Buch (10), Conde (13), Alminaite (2) y Evans (4).

pARCIALES
11-20, 14-21, 15-25 y 13-22
ÁRBITROS
Carlos Gallego y Nicolás Murillo.

Con todos esos elementos y si no es tu día de cara al aro, con más errores de los normales de cara al aro, el mínimo intento de dar la sorpresa se queda en un amago. Lo intentó el equipo vitoriano, agarrándose a la pista de un Mendizorroza que rozó los 1.000 espectadores. Hasta el 8-10 del primer cuarto, el tuteo fue real. La brasileña Colhado se fue al banquillo en el minuto cinco por dos prematuras faltas personales mientras que Forster, siempre con un plus en el trabajo reboteador, y Van den Adel sumaron con facilidad de inicio. La defensa local fue eficaz, en esa zona de ayudas con máxima concentración. Pero un parcial 3-10, protagonizado por la francesa Mendi, con dos triples consecutivos, tiró por tierra un trabajo que en la retaguardia funcionó, pero no estuvo acompañado en ataque.

Los porcentajes del Araski, con 19 aciertos de 69 intentos hablan por sí solos. Todo lo fallado por las locales era rebañado por las catalanas, superiores en el rebote con dos torres con Alminaite y Colhado, que fueron clave en las 16 capturas más que las de Urieta. Con poca rotación, superadas por el ritmo de las de Suris, al descanso el 25-41 dejaba totalmente sentenciado el choque, en un segundo cuarto donde los árbitros quisieron ser más protagonistas pitándolo todo, sobre todo, en la pintura local. De ahí sacó más ventaja la escuadra gerundense que sumó un total de 23 tiros libres, casi el doble que las gasteiztarras.

La realidad para las vitorianas es que su otra liga le permite competir, y solo al 100%, con toda la plantilla y en el mejor de sus días, puede apelar a la heroica como sucedió el pasado año en la Copa de la Reina. Pero este Girona es mucho mejor equipo que el de la pasada campaña, más físico, maduro, con una base de kilates como Nuria Martínez que dirigió a sus anchas ante las dificultades de Silva y Agirre para parar su juego desequilibrante.

Sin historia

Poca historia tuvo el partido, salvo algunos minutos de rehabilitación de Etxarri en el último cuarto, jugándole de fuera a dentro a Alminaite y sacando ventaja de su velocidad. El ímpetu de apretar algo más en líneas de pase para realizar algún robo. Todo dentro de ese orgullo que tiene el equipo verde, ayer de rosa como gesto para unirse al apoyo en la lucha contra el cáncer, como han hecho los 14 equipos de la Liga Día, luciendo todos calcetines rosas. Al choque le sobró el último cuarto, demasiado largo y mucho sufrimiento para tanto castigo, intensificado por la intensidad de Buch y Conde que aprovecharon los minutos para reivindicarse.

Fotos

Vídeos