Baloncesto

Un errático Araski se hunde en su visita a Barcelona

Marta Tudanca se prepara para lanzar durante el duelo ante el Cadi La Seu. /Rafa Gutiérrez
Marta Tudanca se prepara para lanzar durante el duelo ante el Cadi La Seu. / Rafa Gutiérrez

Las vitorianas, con pésimos porcentajes de tiro, se vieron superadas por un Sant Adriá que consigue el pasaporte para la Copa de la Reina

OLGA JIMÉNEZ

Tres derrotas consecutivas vuelven a pesar como losas al Lacturale ART Araski. Las tres en el primer momento importante de la temporada, con los billetes para la Copa de la Reina en juego. Las vitorianas solo pudieron verse reflejadas en la celebración de un Sant Adriá, que al igual que las alavesas la temporada pasada, se han convertido en la revelación de la Liga y disputarán la Copa como premio a una magnífica primera vuelta.

Algo pasó en Cáceres hace tres jornadas para que las alavesas hayan completado tres partidos discretos y poco habituales. Después de perder en Vitoria ante el Cadi La Seu y con ello dejar escapar opciones coperas reales, quedaba cerrar con nuevos bríos la primera vuelta y pensar ya en otros objetivos. Pero nada salió en el Sant Adriá de Besos, porque todo fue favorable para las locales, desde el ambiente magnífico con aroma a cantera, hasta la sobremotivación reflejada en el juego. Las dinámicas condicionan partidos y ayer se vio entre catalanas y alavesas, que sufrieron en un duelo en el que todo salió torcido.

78 Snatt’s Femení Sant Adriá

Riley (14), López (2), Arrojo (7), Hurtado (7), Reisingerova (5) -quinteto inicial-, Peña (5), Claret (5), Llobet (5), Coulibaly (14), Vila (14), Kovacevic y Verano.

47 Lacturale ART Araski

García (10), Van Den Adel (5), Diallo (4), Tudanca (2), Forster (3) -quinteto inicial-, Molinuevo (2),Etxarri (6), Aldalur (2), Pardo (4) y Silva (9).

Parciales
14-11, 26-7 (40-18 al descanso), 16-9 y 22-20
Árbitros
José Antonio Pagan y Cristian García.

El parcial inicial de 7-0 fue un primer aviso al que supo responder la escuadra de Urieta a través del tiro libre y varios contraataques. Sin ser la mejor expresión de Araski, el 14-11 del primer cuarto fue lo más parecido a estar en partido. Sofocadas las primeras llamas, el incendio posterior quemó el espíritu vitoriano, pleno de errores, ningún acierto y mucha frustración.

Sin acierto

Si el Araski no disfruta en pista, el rival lo siente. Así, Sant Adriá puso en cancha el mejor guion, buscando todas las debilidades de las gasteiztarras. Flotando el tiro exterior, el Araski se perdía en intentos sin encontrar aro, mientras Coulibaly y Reisingerova desesperaban a Diallo. El festival de triples empezó a hurgar más en la herida hasta convertir el segundo cuarto en un deleite de la ídolo local Vila (14 puntos), que fue partícipe del despegue de su equipo al descanso 40-18, con solo 7 puntos del conjunto vitoriano.

Los terribles porcentajes del Araski, con un 23,8% en tiro de campo, lastraron y paralizaron a las pupilas de Urieta. Esta vez, nadie fue capaz de salir al rescate. Sin Arrate Agirre, que no viajó a Barcelona, ninguna jugadora tuvo la suficiente chispa para agitar el choque. No hubo quinteto que pudiera sofocar el fuego de las catalanas, impulsadas por la ilusión de saber que estaban haciendo historia con su clasificación para la Copa.

Cuesta arriba

La renta fue creciendo, haciéndose muy cuesta arriba un partido más que sentenciado. El Araski se fue hundiendo más y más entre sus 18 pérdidas, en desventajas insalvables que llegaron a ser de hasta 40 puntos (71-31). Solo el ímpetu en los instantes finales de Izaskun García, Silva e Irati Etxarri permitió reducir algo la diferencia de un marcador duro de digerir.

La tercera derrota consecutiva tras Cáceres y Cadi La Seu, deja a la escuadra vitoriana en la décima posición con seis victorias tras trece partidos disputados en la primera vuelta de la Liga Dia. Lo más preocupante es saber cómo responderá el equipo anímicamente a un momento delicado y un tanto inesperado. Lo mejor, es que la liga no para y que la segunda vuelta se pone ya en marcha el próximo sábado, de nuevo fuera de Vitoria, con la visita al Quesos El Pastor en Zamora, penúltimo clasificado con tan solo dos victorias en su renta y al que las vitorianas se impusieron por 63-54 en el primer duelo de la temporada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos