Copa del Rey

El Barça se reanima en la Copa

Huertel, en una acción ante Granger. /Elvira Urquijo A. (Efe)
Huertel, en una acción ante Granger. / Elvira Urquijo A. (Efe)

El equipo azulgrana, con carácter, muestra muy buena imagen ante el Baskonia, encumbrado por la tripleta Heurtel-Oriola-Tomic

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZLas Palmas

No era favorito ante el Baskonia, pero el regreso de Svetislav Pesic al banquillo del Barça ha reanimado al equipo azulgrana en el Copa tras un esperanzador debut en la Liga Endesa que ha permitido a los culés presentarse en Las Palmas como un conjunto completamente diferente al que estaba moribundo y sin espíritu con Sito Alonso. Necesitaba un revulsivo el Barcelona y parece haberlo encontrado en el técnico serbio, al menos para repetir presencia en las semifinales de Copa y tener la oportunidad de luchar por un título que no conoce desde hace tres años, cuando conquistó la Supercopa, porque el torneo del KO no lo saborea desde 2013. La sequía de casi una década del Baskonia en la Copa, un trofeo antes ligado al conjunto vitoriano, se prolongará aún más, después de caer contra pronóstico contra un Barcelona con carácter que se rebeló en su primer duelo en la isla y mostró muy buena imagen.

En un duelo sin un solo jugador nacional en los quintetos titulares, también tiene que dar el Barcelona las gracias al balón que regaló Voigtmann a Heurtel en el último minuto, cuando el Baskonia aún estaba muy vivo. Esos últimos segundos supo gestionarlos mejor, con más corazón y cabeza, el Barcelona, encumbrado por la tripleta Heurtel-Oriola-Tomic contra el equipo liderado por la aportación estéril de Tornike Shengelia (40 de valoración).

El Barça ya se fue al descanso con una ventaja (52-47) labrada en un primer cuarto en el que tuvo una importante capacidad de reacción tras un inicio titubeante. Sin embargo, los azulgrana no sólo igualaron el choque, sino que se mostraron superiores gracias a la fluidez que les dio la dirección de Heurtel y los rápidos movientos de balón de un equipo con bastante más ánimo que el rival y muy atento en todas las acciones. El base francés del Barcelona comenzó a dar una lección y su equipo pudo aprovecharse también de la contundencia de Víctor Claver y Pierre Oriola, ejemplo de carácter y brega de un conjunto que tuvo una alta producción ofensiva en el primer tiempo, liderada por el pívot catalán, que se fue al descanso con 10 puntos y tres rebotes.

94 Barcelona

Heurtel (20), Hanga (5), Sanders (8), Moerman (5) y Tomic (18) -quinteto inicial-. Ribas (9), Navarro (9), Oriola (14) y Claver (6).

90 Baskonia

Granger (4), Beaubois (22), Timma (17), Malmanis (-) y Poirier (6) -quinteto inicial-. Vildoza (-), Voigtmann (4), Huertas (-), Janning (7), Shengelia (30) y Garino (-).

Parciales:
28-22, 24-25, 22-20 y 20-23.
Árbitros:
Conde, Jiménez y Calatrava. Eliminado: Oriola.
Incidencias:
Último partido de cuartos de final de la LXXXII Copa del Rey, diputado en el Gran Canaria Arena.

Entre el final del primer período y el segundo el Barcelona le endosó al Baskonia, pese a los esfuerzos de Shengelia y Timma, un parcial de 11-2, para colocarse con un 30-22 que hacía justicia al mejor juego y trabajo del equipo de Pesic, relanzado posteriormente por la conexión entre Heurtel y Oriola, mientras el Baskonia se veía incapaz de tapar la hemorragia. El esfuerzo físico del Barcelona, y su atrevimiento desde el exterior, ante una floja defensa de los de Pedro Martínez, permitió a los azulgrana alcanzar la psicológica diferencia de diez (50-40). El Barça había sido mejor equipo que el Baskonia, demasiado dependiente de sus pívots y con poca claridad para atacar contra una defensa culé muy sacrificada.

Más información

Mantendría el equipo de Pesic el nivel en el tercer período, en el que llegó a alcanzar su máxima ventaja (70-59), beneficiado también por el desacierto del Baskonia para hacer daño por dentro o por fuera. Tomic y Navarro también entraron más en juego y el Baskonia, sustentado casi exclusivamente por Shengelia, no pudo frenar a un equipo lanzado. Y con la afición de Vitoria con poco ánimo en la grada, comprobando que su equipo estaba siendo sobrepasado, mientras parte de la de Barcelona lanzaba incluso alguna proclama independentista para ganarse los abucheos del Gran Canaria Arena. El Baskonia también estaba negado en los triples y el Barça fue minando su moral en la pintura, donde Oriola seguía encendido y contagiando a los suyos.

Sin embargo, la irrupción de Beaubois provocó que el duelo entrase en ebullición en su parcial definitivo, cuando el Barcelona supo jugar mucho mejor sus bazas y resultó clave su concentración y esfuerzo defensivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos