Copa del Rey | Cuartos

Campazzo toma el mando del campeón

Fabien Causeur intenta anotar ante la oposición de Dani Díez. /Ángel Medina G. (Efe)
Fabien Causeur intenta anotar ante la oposición de Dani Díez. / Ángel Medina G. (Efe)

El base argentino decide una gran batalla ante el Unicaja, al que le entró el miedo al final y no le bastó con el enorme despliegue de Carlos Suárez

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZLas Palmas

Sin Luka Doncic en pista en el momento de la verdad, fue Facundo Campazzo (18 puntos, siete asistencias, dos robos y tres rebotes para 33 de valoración) quien tomó el mando del campeón para decidir una gran batalla contra el Unicaja y permitir sobrevivir al Real Madrid en la Copa tras un partido de emoción e igualdad máximas en el que el equipo de Pablo Laso triunfó, una vez más, gracias a su talento, experiencia y mayores recursos. Al Unicaja no le bastó con el enorme despliegue de Carlos Suárez (23 de valoración en sólo 22 minutos) ni con los triples de Adam Waczynski (cinco de cinco), porque al equipo malagueño le entró el miedo a ganar en los últimos segundos y, tras acariciar el gran golpe frente al rey de Copas, debió rendirse al final ante el vencedor de las cuatro últimas ediciones de la competición que es favorito para adjudicarse un quinto título consecutivo.

El espectacular e intenso choque entre el Madrid y el Unicaja no estuvo exento de polémica, por una supuesta falta de Campazzo a Nedovic cuando el equipo malagueño se jugaba en el último medio minuto la posibilidad de forzar una prórroga. El caso es que el pequeño base argentino salió también triunfante en esa acción y, pese a los gritos de «¡Así, así, así gana el Madrid!» y las protestas del Unicaja, los blancos, con demasiado oficio y muy acostumbrados a sufrir, sellaron el pase a las semifinales, en las que se enfrentarán el sábado al Iberostar Tenerife.

A pesar de la salida fulgurante del encorajinado Carlos Suárez en el segundo cuarto, que a base de robos, rebotes, asistencias y canastas propició, gracias también al acierto exterior de Waczynski, un parcial de 0-14 para el Unicaja, el Real Madrid, con la tripleta Campazzo-Doncic-Tavares, ya se llevó ese período y se fue con una mínima ventaja al descanso. Los blancos casi le devolvieron el parcial a los malagueños (10-0), precisamente cuando ya no estaba el 'Chimpa' en la cancha, y empezaron a sentar las bases de la victoria.

89 Real Madrid

Campazzo (18), Doncic (11), Causeur (12), Taylor (3) y Thompkins (14) -quinteto inicial-. Randolph (7), Rudy Fernández (11), Reyes (2), Carroll (3) y Tavares (8).

84 Unicaja

McCallum (10), Dani Díez (4), Nedovic (11), Brooks (8) y Augustine (2) -quinteto inicial-. Alberto Díaz (3), Salin (9), Shermadini (5), Waczynski (15) y Suárez (17).

Parciales:
26-23, 20-22, 18-21 y 25-18.
Árbitros:
Martín Bertrán, Peruga y Castillo.
Incidencias:
Segundo partido de cuartos de final de la LXXXII Copa del Rey, disputado en el Gran Canaria Arena. 9.327 espectadores.

Carlos Suárez cerró ocho minutos brillantes con ocho puntos y tres capturas, pero el Madrid se aprovechó después de su ausencia para machacar desde el exterior (un 53% de triples en el primer tiempo), y con mayor fluidez en el juego y orgullo para mandar en la pista. Y todo ello, pese a que el acierto en el lanzamiento exterior del Unicaja ya era entonces superior (el 58%). Sin embargo, Walter Tavares también se hizo fuerte entonces en la zona ante Shermadini, al que le falló la muñeca para culminar los balones a la pintura del conjunto bien llevado por Alberto Díaz, aunque quienes llevaron el tempo con autoridad fueron Campazzo, como base excelso, y Doncic, como escolta y en ocasiones también como director de juego.

Más información

Otro arreón madridista tras el descanso dio a los blancos otro importante parcial de 8-0 para una nueva remontada (58-55) después de haber ido perdiendo hasta por nueve (34-43), pero cuando todo apuntaba a que el campeón podía romper en este momento el partido, volvió a aparecer el 'Chimpa', azote permanente de su exequipo, que con otro triple puso de nuevo por delante a los suyos, que aprovechando el descanso de Doncic ya no perderían su ventaja, suficiente para encarar el tramo definitivo con máximas esperanzas.

Ya con Doncic como base en ese último parcial que se presentó con 64-66 para el Unicaja, Pablo Laso no tardaría en volver a recurrir a Campazzo para acompañar al esloveno, cuando el partido se puso realmente serio a favor de los de Joan Plaza (67-72. Sin embargo, tras un preocupante 70-77 para el Madrid, los últimos cuatro minutos los afrontó Laso ya sólo con el argentino dirigiendo y el campeón salió ganador entre tantísima tensión y tanto en juego.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos