Baloncesto

Canastas trilingües en Vitoria

Varios niños esperan a lanzar a canasta durante el campus./Rafa Gutiérrez
Varios niños esperan a lanzar a canasta durante el campus. / Rafa Gutiérrez

La segunda edición del campus del Araberri reunió a 80 niños y niñas

OLATZ ALONSO

Durante cuatro días, el sonido de los balones de baloncesto botando contra el parqué ha sido el protagonista de las mañanas en el polideportivo de Ariznabarra. La razón, el segundo campus trilingüe de Semana Santa organizado por el club Araberri que reunió entre el martes y el jueves de la semana pasada a cerca de 80 niños y niñas de entre 5 y 15 años para pasar las vacaciones jugando y practicando baloncesto, a la vez que pusieron a prueba sus conocimientos de castellano, euskera e inglés.

La dinámica del campus fue la misma que la de la anterior edición e incorporó pequeñas mejoras. «Hemos dividido los grupos según edades y niveles y los monitores han rotado cada 20 o 30 minutos, ya que cada uno se encargaba de trabajar un aspecto concreto y en diferentes idiomas. Este año, además, hemos podido contar con un balón para cada participante y hemos mejorado la organización interna», explica Jon Marín, coordinador de la actividad.

El principal reto, tanto para monitores como participantes, fue introducir el inglés. «Nosotros, por ejemplo, no estamos acostumbrados a preparar los entrenamientos en inglés. A ellos al principio les cuesta un poco, pero enseguida se adaptan», ilustra Marín. Ana Pérez, una de las participantes en el campus, reconoce cuál fue el truco para desenvolverse en el ambiente trilingüe. «Si no lo entendemos, nos lo explican en castellano».

La valoración positiva del coordinador coincide con las sensaciones de los niños y niñas que acudieron cada mañana a Ariznabarra. Ana, su hermana Martina, Álex Murua, Jon Montoya y Leire Iruretagoiena afirman con rotundidad que ha merecido la pena participar en el campus. «Nos enseñan cosas diferentes y todo nos ayuda a mejorar», comenta Álex.

El barullo reinante en el polideportivo se convertía en un silencio absoluto cuando llegaba uno de los momentos más esperados, las preguntas a los jugadores del equipo de LEB Oro o a las jugadoras del primer conjunto femenino. El último día fueron Johnny Dee, Alec Wintering, Kedar Edwards, Jabs Newby y Asier Gordo quienes se enfrentaron a la curiosidad de los pequeños.

Pero lo importante, al fin y al cabo, era el baloncesto y los niños y niñas también tuvieron oportunidad de jugar e incluso retar a los jugadores a quienes algunos esperan emular algún día. «Estas visitas y sus experiencias» –asegura Álex– «te animan a seguir jugando».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos