El Araski recupera sensaciones

La base Izaskun García protege la pelota de la defensa de Stanacev y Pasic / Igor Aizpuru

Forster y Van den Adel toman las riendas de una victoria labrada en una mejor primera parte del Lacturale ART en su retorno a Mendizorroza

OLGA JIMÉNEZ

El regreso a Mendizorroza era el gran momento esperado por el Lacturale ART Araski y su afición después de 172 días de ausencia. El recinto vitoriano alumbró tanto al conjunto verde la pasada temporada que el idilio empieza a ser tan mágico como efectivo. Porque fue llegar, en la tercera jornada de esta Liga Dia, y besar el santo. Al calor de su feudo llegó la segunda victoria para resarcirse del castigo recibido en Zaragoza ante Mann Filter.

Si bien el Embutidos Pajariel Bembibre venía como uno de los colistas sin conocer la victoria, sí en hechuras dio la sensación de poder ir a más, sobre todo, si la progresión de su pívot Dornstauder es tan ascendente como efectiva. La canadiense, que disputó los 40 minutos, se marchó con dobles figuras -16 puntos y 13 rebotes- y 29 de valoración. Sobre ella giró el juego leonés, que en la primera parte bailó al ritmo que marcó el Araski o, para ser más exactos, al de la norteamericana Julie Forster -14 puntos, 10 rebotes, 25 valoración-, impecable en todas sus acciones, defensivas u ofensivas.

72 Lacturale

zaskun García (5), Etxarri (4), Van den Adel (18), Diallo (12), Forster (14) -quinteto inicial-, Molinuevo, Aldalur (8), Arrate Agirre (8) y Roselis Silva (3).

63 Bembibre

Brown (22), Pasic (10), Dornstauder (16), Stanacev (2), Gustavsson (11) -quinteto inicial-, Astrom, Aliaga y Rakovic (2).

Parciales
22-16, 14-9 (36-25 al descanso), 16-17 y 20-21
Árbitros
Javier Villanueva y Roberto Lucas Martínez. Sin jugadoras eliminadas por ninguno de los dos bandos
Incidencias
Tercera jornada de la Liga Dia. 700 espectadores en el pabellón de Mendizorroza

Después de un inicio de alternancias, con el Lacturale ART viviendo del tiro libre e incluso con las visitantes mandando de la mano de la estadounidense Brown (12-16), la presencia de Roselis Silva en cancha avivó el choque y abrió más el campo. De la pequeña base venezolana salía el primer triple de la tarde, que animó a Ane Aldalur a probar con fortuna y sumar otros dos de forma consecutiva para endosar un parcial de 15-0 en el inicio del segundo cuarto (27-16). Todo eran buenas noticias para las locales, pero el contratiempo de la lesión de Silva, que tomó el camino del banquillo con cara de preocupación, encendió las alarmas.

El argumento decisivo

Por precaución, Madelén Urieta decidió no volver a exponerla, con el riesgo de que el pinchazo en su muslo que notó con apenas cuatro minutos de juego se convirtiera en algo peor. Sin Silva, además de las ausencias de Marta Tudanca, Pardo y Roundtree, la rotación alavesa se quedó en ocho jugadoras. Agirre asumió la dirección por momentos dando oxígeno a Izaskun García, mientras Forster seguía a lo suyo, sumar y sumar. La defensa vitoriana mantenía el control del rebote y deja en solo nueve puntos al cuadro berciano. Con 36-25 se cerraba el segundo acto con mejores sensaciones vitorianas y un juego reconocible basado en presión defensiva y velocidad en las transiciones.

El técnico leonés Fran García pidió más intensidad a las suyas con el propósito de cambiar algo. Y lo consiguió desde una defensa más alta que colapsó los ataques verdes. La diferencia cómoda de hasta 13 puntos se fue difuminando, con tiros tras bloqueo directo de Brown y la jerarquía de Dornstauder bajo los aros para meterse en el duelo (39-31, m. 24). Entre pérdidas y errores por ambas partes, el Araski tiraba de repertorio con Van den Adel inspirada, un triple de Arrate Agirre o las aportaciones de Etxarri y Diallo.

La canaria, que se fue con 10 puntos gracias a sus efectivos y sorprendentes tiros de cinco metros, anotó en momentos difíciles. El choque perdió brillo, con imprecisiones y concesiones en el rebote de las de Urieta que inyectaron de optimismo a las bercianas para colocarse a seis puntos (57-51, m. 35). El momento más delicado tuvo en una defensa en zona el mejor argumento para hacer daño y destruir la remontada de Bembibre. Diez puntos consecutivos de Van den Adel y dos canastas bajo el aro de Diallo pusieron de cara las aspiraciones del Araski, que pasado el mal trago supo gestionar la renta con más experiencia. El regreso a Mendizorroza volvió a ser efectivo y gratificante.

Temas

Araski

Fotos

Vídeos