Baloncesto

El Araberri recibe un castigo en su salida a la pista del colista Ourense

Encuentro del Araberri en Mendizorroza./Blanca Castillo
Encuentro del Araberri en Mendizorroza. / Blanca Castillo
LEB ORO

Los vitorianos fueron un juguete en manos del equipo gallego, que logró su primer triunfo de la temporada

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

La visita al colista Ourense se saldó ayer con la derrota más dura de lo que se lleva de temporada para el Sáenz Horeca Araberri. Los pupilos de Antonio Pérez no tuvieron el día y se vieron sobrepasados desde el primer minuto por la escuadra local, siempre con un juego vertical al que acompañó el gran acierto, con un porcentaje del 59% en tiros de campo, y el esfuerzo en el rebote.

Las armas gallegas maduraron el partido en el primer cuarto (29-20) para asestar el golpe definitivo al descanso (56-34). El finlandés Ahonen en el juego exterior con cuatro triples (17 puntos), el poderío reboteador en el poste bajo del pívot senegalés Ndoye (14 puntos y 10 rebotes) y Johnson o la calidad de jugadores cedidos de equipos ACB como Maura (13 puntos) procedente del Estudiantes o Kohs del Obradoiro brillaron en el pabellón Paco Paz ante un Araberri desdibujado y sin referentes.

98 Ourense

Maura (13), Ahonen (17), Manzano (8), Johnson (12), Orlov (8) – quinteto inicial-, Fernández, Rodríguez, Kohs (7), Trist (17), Moreno (2) y Ndoye (14).

75 Araberri

Wintering (9), Dee (6), Mitrovic (8), Uclés (9), Pechacek (12) –quinteto inicial-, Mitola (3), Edwards (20), Buesa (4), Lorenzo, Cizmic (2).

PARCIALES.
29-20, 27-14 (56-34 al descanso), 21-19 y 21-22.

En un mal día de Wintering y Dee, con un intermitente Pechacek, blando en labores defensivas, Edwards intentó poner algo de intensidad y peligro ofensivo. El jugador de Guayana se marchó con 20 puntos, aunque no fueron suficientes para atisbar una pequeña reacción. En el tercer cuarto, los gallegos sumaron la máxima renta de 27 puntos (75-48) para desesperación de un conjunto alavés al que se le hizo demasiado largo un partido que se convirtió en un duro castigo.

El Ourense sumó 22 rebotes más, siete triples más que su rival, se marchó con 122 de valoración por 51 de los vitorianos pero sobre todo salió con toda la actitud y deseo de llevarse el triunfo. Un partido para olvidar, que supone la tercera derrota para el Sáenz Horeca, la segunda consecutiva tras la cosechada en Mendizorroza ante el Manresa.

Fotos

Vídeos