Viñetas desde la trinchera

Una exposición muestra en el Museo de Las Encartaciones la Guerra Civil a través de los ojos de los dibujantes de la Prensa bilbaína

Optimismo republicano. Franco, a punto de perder la guerra por la resistencia de Euskadi y Madrid. (Murillo, en 'La Lucha de Clases'.)/
Optimismo republicano. Franco, a punto de perder la guerra por la resistencia de Euskadi y Madrid. (Murillo, en 'La Lucha de Clases'.)
LUIS ALFONSO GÁMEZ

Once meses de conflicto armado en 67 viñetas. El Museo de Las Encartaciones, en Sopuerta, ofrece hasta el 14 de octubre la posibilidad de ver la Guerra Civil a través de los ojos de los dibujantes de la Prensa bilbaína de la época. «Son documentos históricos tan valiosos como cualquier otro. Nos cuentan cómo se vivió la guerra aquí hasta la caída de Bilbao, el 19 de junio de 1937», dice la historiadora y artista Aline Soberón, comisaria de la muestra junto con el también historiador Txema Uriarte.

El proyecto nació en 2016 un día que Uriarte telefoneó a Soberón para decirle que, en el transcurso de sus investigaciones, había encontrado en los periódicos bilbaínos de noviembre de 1936 «un montón de viñetas sobre la Guerra Civil, algunas con una ironía muy fina y otras con un dibujo maravilloso». Tras dos años de búsqueda en hemerotecas, han rescatado del olvido un millar -«la mitad sin autor conocido», precisa Uriarte- que Soberón ha redibujado para que recuperen su esplendor original. De ellas, 300 se incluirán en un libro que está a punto de salir y 67 integran la exposición 'Dibujantes en guerra. 1936-1939', inaugurada ayer.

«Muchas viñetas tienen vocación editorializante y se publican en la primera o en la última página del periódico»

«Dan una visión diferente de la Guerra Civil, con muchas referencias a la situación internacional», destaca el historiador Javier Barrio, director del Museo de Las Encartaciones. Abundan Hitler y Mussolini, las esvásticas y las críticas a la pasividad de las grandes potencias, que abandonaron a la República a su suerte. «Vemos que en la calle estaba muy presente la inacción de la Sociedad de Naciones», dice Barrio. «Poco trabajo nos ha dado: nació muerto», comentan el Führer y el Duce apoyados en la lápida del Comité de No Intervención de la Sociedad de Naciones, en una viñeta de Argüelles en 'La Lucha de Clases', uno de los quince periódicos que se venden en el Bilbao en guerra. Algunos con elevadas tiradas, como 'El Liberal', con 27.500 ejemplares, y 'Euzkadi, con 25.000.

El PNV publica 'Eguna', 'Euzkadi', 'Excelsius' y 'La Tarde'; el PSOE y UGT, 'La Lucha de Clases'; el PCE, 'Euzkadi Roja'; ANV, 'Tierra Vasca'; ELA, 'Lan-Deya'; y CNT, 'CNT del Norte'. Además, hay cabeceras republicanas ('Unión'), republicano-socialistas ('El Liberal'), monárquicas ('El Nervion' y 'El Pueblo Vasco'), independientes ('El Noticiero Bilbaíno') y católicas ('La Gaceta del Norte'). Los hay -como 'La Lucha de Clases', 'Tierra Vasca', 'CNT del Norte' y 'Eguna'- que publican viñetas habitualmente. «Muchas tienen vocación editorializante y aparecen en la primera o en la última página. Los dibujantes sintonizan con la ideología de su periódico y la representan bastante bien», indica Uriarte. Pero también hay diarios, como 'El Pueblo Vasco' y 'El Noticiero Bilbaíno', que «apuestan por las fotos y no publican viñetas». En estos, Soberón y Uriarte no han encontrado ninguna; en 'El Liberal', una y cogida del 'Evening Standard'; y en 'La Tarde', solo dos.

Alemanes e italianos

La gente de a pie sabe desde el primer momento quiénes están detrás de los ataques aéreos a objetivos civiles que el franquismo negará después. «Y eso ¿qué es?», le pregunta Hitler a Goering ante una foto de Gernika en ruinas. «Señor, es la obra de vuestra gloriosa aviación; han colocado las primeras piedras de la civilización», le contesta el comandante en jefe de la Luftwaffe. La viñeta la firma Hillemann y se publica en 'La Lucha de Clases'. En otra, titulada 'Jugando a la guerra', un hijo de Goering lanza libros contra casas y personas desde encima de una mesa. «Así lo haces tú, ¿verdad, papá?», le dice a su progenitor. Apareció en el mismo diario y es obra de Murillo, autor «que con el tiempo evoluciona de la ironía a la crudeza», explica Soberón.

A él se debe una escena que bien pudo haber sacado de la vida real, según ha comprobado Barrio en sus investigaciones sobre la Guerra Civil. Se ve en ella un grupo de aviones nazis que sobrevuela a una pastora. El pie dice: «La aviación facciosa vuela sobre 'objetivos militares'». «Algunas personas me han contado cómo, un día cuando trabajaban en el campo, aviones alemanes se acercaron a ellas y les tiraron granadas de mano», rememora el director del Museo de Las Encartaciones, centro que acogió ayer un congreso sobre la Guerra Civil en esa comarca. Tampoco faltan las escenas de la vida cotidiana que critican el racionamiento, la subida de precios y el enchufismo, entre otros asuntos.

La ausencia de los 'nacionales'

El punto de vista de los sublevados brilla por su ausencia en la prensa bilbaína durante la guerra. Lo más que han encontrado Soberón y Uriate es una viñeta de FRAG en 'La Gaceta del Norte' en la que, poco después de las elecciones de febrero de 1936, viene a recomendar a los diputados armadura ante el clima de violencia física y verbal imperante. Además, aunque no es un 'viñetista', han incluido en su trabajo obras del artista boliviano Arturo Reque Meruvia, Kemer, que acompañó a las tropas 'nacionales' como dibujante de guerra y que años después firmó bocetos para el Valle de los Caídos, así como el mural 'Alegoría de Franco y la Cruzada', con el dictador vestido como un caballero medieval con espada.

«De la sublevación de 1936 se conservan pocas fotos relativas a Bizkaia y casi ninguna de Las Encartaciones», destaca el historiador Josu Gallarreta. En una sociedad con muchos analfabetos funcionales, las tiras e ilustraciones ponen con un dibujo y una o dos frases la información al alcance de cualquiera. «A veces, como historiadores, se nos olvida que lo que no es texto también es interesante», admite Koldo López Grandoso.

Expertos en la Guerra Civil en Las Encartaciones, los dos creen que habría que tomar nota de la capacidad de síntesis de que hacen gala F. de Ugalde, Murillo, Muguerza, Argüelles y otros dibujantes de la prensa bilbaína de la época. Hoy, la viñeta y el cómic pueden ser herramientas muy útiles para divulgar el conocimiento de la Guerra Civil, coinciden Gallarreta y López Grandoso.

Aline Soberón y Txema Uriarte ya están pensando en ampliar su proyecto fuera de nuestras fronteras. «En los periódicos ingleses y estadounidenses hay unas viñetas excelentes sobre la Guerra Civil», dicen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos