Weinstein sigue libre

Weinstein sigue libre
Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Meryl Streep le llamó «Dios» cuando recibió un Globo de Oro y Penélope Cruz le dio las gracias con el Oscar en la mano. En los 90, Harvey Weinstein y su hermano Bob revolucionaron el cine independiente con su compañía Miramax, bautizada en honor de sus padres, Miriam y Max, joyeros judíos. «Harvey Manostijeras», como se le conocía por su afición a inmiscuirse en el montaje, jamás dudó en manipular sin pudor las películas para hacerlas más comerciales, engañar a sus directores, pisotear a los exhibidores, asediar a sus empleados y amenazar durante años a todo el que se pusiera en su camino. También era un depredador sexual y todos lo sabían. El Pulitzer concedido al 'New York Times' y el 'New Yorker' recompensa el periodismo de investigación que ha marcado un antes y un después en la historia de Hollywood.

«Sabía que trabajando en Miramax yo hacía un pacto con el diablo, pero también que él estaba en el epicentro de donde yo quería estar», confiesa el productor británico Paul Webster en 'Weinstein', el documental que programa estos días Movistar Plus. «No hacía falta pensar mucho para saber que un hombre como Harvey Weinstein, que se comportaba como un abusón en todos y cada unos de los aspectos de su vida, podía llevar ese abuso al terreno sexual. Lo sabía y decidí ignorarlo. Elegí esconderme de ese hecho», reconoce el jefe de producción de la compañía a finales de los 90.

El documental, producido por la BBC en colaboración con el canal público estadounidense PBS, contiene los desgarradores testimonios de actrices y empleadas que padecieron al monstruo. El #MeToo ha alterado para siempre la posición de la mujer en la industria del cine y su eco ha obligado a replantearse las actitudes machistas en la sociedad occidental. También es cierto, como bien recuerda el filme, que Harvey Weinstein sigue libre sin que ningún tribunal se haya pronunciado sobre su conducta tras las denuncias de 80 mujeres. Nueve acuerdos extrajudiciales con sus respectivas cláusulas de confidencialidad han frenado las demandas de quienes sufrieron al acosador, que en este tiempo ha liquidado su empresa y su matrimonio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos