Viva el ‘late-night’

Viva el ‘late-night’
Mikel Labastida
MIKEL LABASTIDA

Hubo un tiempo en que a partir de las 12 de la madrugada la televisión cobraba una nueva vida. Lejos de languidecer, la pantalla trataba de conquistar a los espectadores noctámbulos con contenidos más atrevidos y propuestas que pretendían ser más transgresoras. Eran los tiempos del Mississippi, y del Pelícano, y de las Crónicas Marcianas de Sardá. Aquellos programas que comenzaron con ánimo burlesco fueron derivando en otro tipo de formatos, más pegados al escándalo y al griterío. Lo que en un principio había sido un intento de trasladar la fórmula del ‘late-night’ americano se convirtió en un invento patrio plagado de asuntos del corazón y enredos de los participantes de ‘Gran Hermano’. La llegada de Buenafuente a la televisión nacional otorgó una nueva pátina a la franja. El humorista volvió a apostar por el buen rollo, el análisis satírico y las entrevistas relajadas a todo tipo de personajes relevantes. Su concepto de ‘late’ cuadraba mucho más con los clásicos americanos, como ‘The Tonight Show’ o ‘Late Show with David Letterman’, por citar dos de los espacios estadounidenses más célebres. Eva Hache también entró en esta batalla, con buen tino, cuando nació la Cuatro original.

La crisis acabó con los ‘late-night’ en España. Cuando las cadenas necesitaron empezar a recortar donde primero pasaron la tijera fue en esta franja. Los canales se dieron cuenta de que conseguían audiencias similares alargando los programas que ocupaban el ‘prime-time’ o tirando de reposiciones. A pesar de que la inversión publicitaria ha mejorado en los últimos años las emisoras generalistas no han mostrado interés en volver a dotar de vida propia este espacio de sus parrillas.

Uno de los atractivos de #0 fue precisamente que apostase por un ‘late-night’ y que lo hiciese de la mano de Buenafuente, que se ha convertido en su rostro más relevante. Los buenos resultados del humorista han animado al canal a producir un segundo ‘late’ siguiendo la tendencia yanqui. Broncano se ocupa de él con brío y grandes dosis de ingenio. Con ellos ha vuelto el ‘late-night’. ¡Viva el ‘late- night’!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos