Los bilbaínos arrasan en 'La Voz'

Gabriel y Aitor Majo, los dos bilbaínos que participarán esta edición en La Voz. / Telecinco

Con estilos muy distintos, Gabriel Díaz, nacido en el 'botxo', y Aitor Majo, vecino de la villa, han logrado seducir a los 'coaches' del 'talent show' de Telecinco en las audiciones a ciegas

Solange Vázquez
SOLANGE VÁZQUEZ

'La Voz' se llenó de bilbaínos. En la tercera gala ofrecida por Telecinco el viernes, dos de los elegidos por los 'coaches' son del 'botxo'. Se trata de Gabriel Díaz, nacido en la capital vizcaína, y Aitor Majo, un cómico de 25 años que es vecino de la villa. No pueden ser más distintos: uno durote, otro tierno, uno serio, otro risueño, uno amante del blues y otro fan de One Direction... Vamos, que quizá lo único que tengan en común es su procedencia y su capacidad para hacerse un hueco en el programa gracias a su talento.

El que entró por la puerta grande fue Gabriel Díaz. Llegó con el taconeo de sus camperas al silencioso plató y, nada más empezar a interpretar 'Didn't it rain' con su voz rasgada y acompañado de su lap steel guitar -que se toca en posición horizontal-, hizo que se girasen todos los 'couches' como impulsados por un resorte. Así, en pocos segundos, quedó claro que estaba dentro del programa y que, además, iba a tener el privilegio de elegir 'maestro'. Todos le querían, aunque iba a haber un 'coach' que se iba a retirar de la 'pelea' por él: Malú, que le conocía desde la infancia y que, sorprendida y emocionada de ver a su amigo, consideró conveniente, por cuestiones de ética, no tenerle en su equipo. Una decisión que Gabriel acató de buen grado antes de marcharse tan contento con Juanes, el artista que se lleva de calle a los concursantes. Así, por todo lo alto, Gabriel, de padre getxotarra y madre francesa y considerado por la prensa musical como un referente del blues en España, ha iniciado su andadura en 'La Voz'. Y sin tomarse una tila. «¿Nerviosillo?», le preguntaba una redactora del programa antes de la actuación. «No», dijo tajante. Muy de Bilbao, sí. «Bueno, un poco», añadió después, pero casi como para darle el gusto a su interlocutora.

Emocionado

El caso del otro bilbaíno, Aitor Majo, fue distinto. Su entrada quizá no fue tan fulgurante, pero estuvo marcada por la emoción. Empezó a cantar 'Little Things' y los 'coaches' seguían de espaldas. Pasaban unos segundos eternos... y nada. Hasta que, de repente, Manuel Carrasco y Pablo López golpearon el pulsador casi al unísono para hacerse con el joven que estaba interpretado este tema de One Direction con tanto sentimiento. Ál verse dentro del programa, este cómico de Bilbao, de sólo 25 año, se emocionó... tanto que tuvo que hacer un visible y colosal esfuerzo por terminar la canción. Lo hizo y con nota.

Tras recibir alabanzas de los jueces, Aitor se decantó por Pablo López y pasó a engrosar su equipo. Según ha manifestado en las redes sociales, al formar parte del 'talent show' de Telecinco ha cumplido «un sueño», ya que, «desde pequeño» se había visto a sí mismo cantando en un escenario.

Pero no todos los bilbaínos de la noche tuvieron la misma suerte. Mary, una joven «de Bilbo», amante del reiki y que decía haberse descubierto a sí misma en la India, intentó hacerse un hueco con una potente interpretación de 'The house of the rising sun'. Sin embargo, a pesar de su excelente voz y de su energía, no consiguió seducir a los 'coaches' y formar un trío de bilbaínos en la tercera gala del programa.

Fotos

Vídeos