El vasco de 'Masterchef' se salva por los pelos

Jon, de 'Masterchef', en la cocina del programa./RTVE
Jon, de 'Masterchef', en la cocina del programa. / RTVE

Jon no supo calcular las calorías de sus platos y los combinó mal. El concursante expulsado en la última gala fue Fabio

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

El grupo va mermando y muchas son ya las bajas en Masterchef. Para unos esto es malo porque echan de menos a los compañeros expulsados. Otros, en cambio, lloran con lágrimas de cocodrilo porque a más ausencias, menos competencia. Los primeros se alegraron al saber que tocaba 'repesca', a los segundos no les hizo tanta gracia la noticia. Antes, el jurado sorprendió a los aspirantes con una batalla fuera de lo común con la harina como principal protagonista. El chef Carles Abellán ejerció de consejero en el reto. Primero había que preparar una bechamel suave y sin grumos. Después, elaborar cupcakes perfectos y los tres mejores, que fueron Marta, Víctor y Sofía, debían cocinar un suflé de queso. Marta fue la destacada y por ello le brindaron el privilegio de elegir: o daba 20 minutos más a sus compañeros para el trabajo en la prueba de exteriores o escogía su inmunidad. Y solidaria como nadie, prefirió el tiempo extra. Y menos mal, porque les esperaba una batalla de aúpa.

El campo de maniobras de San Gregorio de Zaragoza, el mayor centro de ejercicios militares de España y el tercero de Europa, era el escenario. Allí, tanto los aspirantes como el jurado fingieron un divertido secuestro del que les salvó un pelotón muy especial. Los pupilos expulsados regresaban para salvar a sus compañeros y, de paso, optar de nuevo por una plaza en el concurso. Antes tenían que elaborar un menú para 200 invitados, todos ellos miembros de la Brigada Aragón. Trabajaron en equipo, aunque la valoración fue individual. Los que pretendían volver al formato tenían que cocinar 25 raciones de un tipo de cocido diferente: madrileño, gallego, montañés, maragato, extremeño y escudella catalana. El resto, un 'rancho' con diferentes recetas. Oxana y Fabio chocaron en varias ocasiones y sus malentendidos les pasaron factura al ser condenados a la eliminatoria. Les acompañaron al 'patíbulo' Toni, Jon y Víctor.

Y de los expulsados, el que logró el retorno fue Dani. «Has dado una lección de entrega y de buen hacer», le piropeó Jordi Cruz.

En la prueba de eliminación mandaba el cálculo. Se trataba de realizar dos platos saludables diferentes, uno para el mediodía y otro para la noche, pero ambas recetas tenían que estar entre las 500 y las 600 calorías. El chef Ramón Freixa les dió las claves para que una dieta funcione, pero hubo varios que no tasaron bien sus propuestas, entre ellos el aspirante vizcaíno. Jon se pasó de frenada y, para colmo, combinó la carne con un granizado de naranja. «Mala decisión», valoraron los jueces. «He querido hacer algo distinto y ha sido una inconsciencia», reconoció el vasco, que se salvó del drama gracias a que Fabio no supo dar en la diana con sus apuestas. El deportista no pudo superar su mala racha y acabó siendo el expulsado de una noche en la que también hubo tiempo para el romanticismo. Víctor dedicó uno de sus platos a Sofía. «No se si es amor, pero algo muy profundo hay en el aire», declaró el 'alcalde' sonrojando a la 'alcaldesa' cuando manifestó que su plato «es dulce, ácido y un poco picante, como los labios de Sofía». «Y mi pregunta es: ¿los has probado?», cuestionó Jordi con picardía. Y la duda también quedó en el aire.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos