Tarugos

Tarugos
BOQUERINI

Cuando en la pasada gala de los Globos de Oro apareció Kirk Douglas, con 101 años y con sus compañeros puestos en pie, Catherine Zeta-Jones, esposa de su hijo Michael, además de presentarle como un mito de Hollywood, insistió en una idea: «Kurk no solo contrató a Dalton Trumbo como guionista de ‘Espartaco» -por aquel entonces en la ‘lista negra de Hollywood’ perseguido por el infame senador McCarthy, desencadenante de ‘la Caza de Brujas’- sino que, remachó Zeta-Jones, «supuso que su nombre apareciese en los créditos reconociendo su trabajo». Escuchando estas palabras me vino inmediatamente la duda de si algún responsable de emisiones de TVE (de las privadas también por supuesto) estaría viendo la ceremonia. Sin duda no, estarían durmiendo, porque al día siguiente TVE siguió suprimiendo y cercenando los créditos de series y películas como si les fuese la vida en ello.

Cada vez resulta más inadmisible que nuestras televisiones se dediquen a suprimir los títulos de crédito finales de las películas siguiendo el criterio del primer inepto que pasa por allí. Es una forma de ignorar e incluso despreciar a tantos creadores que se han dejado horas de trabajo y mucha creatividad en sacarlas adelante. Hasta hace poco, al menos en ‘Historias de nuestro cine’, el paladín del cine español en TVE, se respetaban los créditos finales. Ya no. Han vuelto a las andadas. Algún tarugo de la casa, al que todos le pagamos su sueldo, ha decidido ser el intérprete de los espectadores e imponer un criterio que coloca a TVE a nivel tercermundista.

Fue en los 80 cuando Federico Fellini, que tenía el control sobre sus películas, el que impidió que estas se proyectasen por las televisiones italianas si no respetaban su integridad y no se interrumpían con cortes publicitarios y promocionales. Porque Fellini tenía muy claro algo que desconocen los tarugos responsables de emisiones de TVE: El espectador se merece un respeto. ¿No es hora de que, al menos con el cine español que es nuestro patrimonio, se tomen cartas en el asunto? ¿No deberían nuestros productores, antes de vender una película a TVE poner en las clausulas del contrato que esta se va proyectar íntegra? Y la Academia de Cine ¿no tiene nada que decir al respecto?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos