Ana se rinde en 'El Conquistador' tras perder la prueba de inmunidad y robar chocolate

Ana, tras ser eliminada./EITB
Ana, tras ser eliminada. / EITB

La alavesa tuvo una jornada nefasta y claudicó en el duelo final

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Dicen que el hambre agudiza el ingenio y, por lo que se ve, también azuza la imaginación. Tanta es la carencia de los aventureros a estas alturas del concurso que una simple pista les llevó a pensar que el juego de inmunidad versaría sobre el comer. «Cosas raras o difíciles de tragar», fantaseaban. El presentador de El Conquistador, Julian Iantzi quebró el cuento al anunciar la prueba de los sacos, desafío que encumbró a Seleta. «Necesitaba una victoria para sentirme satisfecho», declaró el de Berriatua al levantar la preciada ikurriña. Lo que no se esperaba es que él no iba a ser el elector de su acompañante al campamento rico, el presentador anunció que esta vez lograría la otra inmunidad el concursante que más peso hubiera perdido durante el reality. La balanza desveló que Odei era el más ligero y la ausencia de kilos le valió una cesta de chocolates que no podía compartir con nadie.

Ana estaba gafada. Primero fue incapaz de encontrar su saco y, para colmo, metió la mano en el cesto de chocolatinas de Odei lo que provocó el enfado de Iantzi. «No somos niños de colegio, jugáis con fuego y, al final, os quemáis», bramó el conductor del reality antes de arrebatarle el regalo a Odei, privándole así de calorías. Nominada y dolida, más por su broma 'chocolatera' que por su debilidad en el reto -«he hecho la gracia y le he jodido sin querer», se lamentaba Ana- la 'colorada' se rompió cuando sus compañeros rojos volvieron del campamento rico y le dieron la oportunidad de escoger a su contrincante en el duelo. Antes, en la asamblea, Gotzon había sido el nominado por sus colegas (es lo que tiene destacar y, encima, no compartir la comida que dejó su novia, Jass, tras ser expulsada). Ana eligió a Eider al verla más a su altura y el trío de duelistas ya estaba completo.

La final consistió en trepar hasta una torreta desde la que había que pasar a otras, embocando las argollas sujetas a una cuerda que propiciaba el puente necesario. Gotzon demostró una vez más su valía subiendo sin problemas a la primera base y acabando el desafío sin demasiadas dificultades. Eider se complicó más y su falta de puntería al principio le retrasó un poco, consiguiendo no obstante superar el mínimo indicado. La que no dio pie con bola fue Ana, que ni siquiera fue capaz de subir a la primera torreta. «Vas a ser la conquistadora sirenita», bromeaba el presentador al ver que no salía del agua. Y si las miradas mataran Julian estaría bajo tierra después de ver la que le lanzó la gasteiztarra tras el jocoso comentario. «Lo estoy intentando, pero si no soy capaz ni de subir estos palos... no merezco ser una conquistadora», exclamó la joven antes de tirar la toalla.

La rendición de Ana la envió a casa entre lágrimas. Hay días en los que uno se levanta con el pie cambiado y la alavesa sufrió la peor jornada. «Me pongo muy nerviosa y me falta la templanza que admiro de Lorea», confesó la aventurera antes de partir hacía su hogar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos