Del plató embrujado a los sueños premonitorios

Bertín Osborne, en la mesa junto a Niña Pastori, Fernando Tejero, Alaska y las madres de todos ellos./Telecinco
Bertín Osborne, en la mesa junto a Niña Pastori, Fernando Tejero, Alaska y las madres de todos ellos. / Telecinco

Bertín Osborne recibió en su casa a Alaska, Niña Pastori y Fernando Tejero, que acudieron al programa junto a sus madres

JOSEBA FIESTRAS

La madre de Olvido Gara, América, es bruja y santera. Y ayer nos enteramos de que el plató de 'Lluvia de estrellas', aquel programa de Bertín en el que los anónimos imitaban a los famosos, estaba maldito. Y ella fue la encargada de limpiarlo. Y Osborne se enteró al mismo tiempo que la audiencia, «porque yo me marché un poco antes de que tú llegaras», desveló una mujer que, con casi 90 años, derrocha vitalidad.

Conocer a las madres para saber mucho más de sus hijos. Bertín Osborne reunió ayer en su casa a Alaska, Fernando Tejero y Niña Pastori en un encuentro con alma navideña en el que, en lugar de entrevistar a los artistas, eligió a sus mamás, y gracias a esas charlas descubrimos las raíces de las dos cantantes y el actor.

De la progenitora de la intérprete de 'Mil campanas' supimos que se enamoró y se casó con un torero mexicano, del que luego se separó por mujeriego. Entonces conoció a un asturiano republicano exiliado, «¡y yo era de derechas!», confesaba la entrañable señora. «Si es que mi vida siempre ha sido muy complicada, pero muy divertida», sostenía ante la incrédula mirada del presentador. De su hija contó que de pequeña, «era muy viejuna». Utilizaba los carritos de las muñecas para transportar libros. Pero, eso sí, cuando, ya en España, la vió por primera vez con los pelos de colores «casi me muero». ¡Y eso que la adolescente Alaska se cambiaba en el ascensor para que no la vieran en casa!

Algo de magia hubo también en el nacimiento de Niña Pastori. La abuela de María falleció antes de que ella naciera, pero se presentó en sueños ante su hija para anunciarle que, después de cuatro varones, iba a tener una niña, cosa que ella deseaba con toda su alma. Pastora se levantó y esperó a que regresara su marido, que había salido de fiesta y traía «una tajada» importante. Ni corta ni perezosa le contó el sueño y al hombre se le pasó la moña del susto. Y la predicción se cumplió, ¡vaya si se cumplió! Y hoy, aquella pequeña sigue siendo Niña, aunque su grandeza ilumina los escenarios. Dicharachera y simpática como ella sola, Pastora reveló también entre risas que, cuando coincidió hace años con el Rey emérito, sus nervios le hicieron meter la pata. «Juan Carlos, es usted el mejor Rey que hay en España», le espetó al monarca en plan piropo. «Pero Pastora, ¡que solo estoy yo!», corrigió el soberano con afecto.

De Fernando Tejero supimos que se crió con su tía abuela y que debutó sobre las tablas cuando, siendo muy niño, su tío lo subió a un escenario para participar en una chirigota. «Si es que siempre ha sido muy chirigotero», explicaba María, su madre, que le llevaba continuamente al médico porque le veía demasiado delgado. El protagonista de 'La que se avecina' se curtió en la pescadería de sus padres, en la que empezó a trabajar cuando tenía 14 años, pero las revistas que servían para envolver los peces le distraían y le recordaban que su verdadera vocación era ser actor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos