Permiso para espiar a los bares

Seguidores del Sporting de Gijón celebran en un bar un gol de su equipo contra el Oviedo./Joaquín Paneda
Seguidores del Sporting de Gijón celebran en un bar un gol de su equipo contra el Oviedo. / Joaquín Paneda

La Liga usa los teléfonos móviles de usuarios que tienen instalada su aplicación para comprobar, a través del GPS y el micrófono, si los establecimientos emiten el fútbol ilegalmente

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Si usted pertenece a la gran mayoría de usuarios que aceptan sin leer las condiciones de uso de las aplicaciones que se descarga en el móvil y es una de las 10 millones de personas que tienen en su teléfono instalada la oficial de la Liga de Fútbol (que ofrece resultados y resúmenes de cada jornada), sepa que ya forma parte del grupo de informadores encubiertos con los que cuenta el organismo deportivo para combatir la piratería. Porque uno de los permisos que solicita esta 'app' al iniciarla por primera vez es, literalmente, «que La Liga trate tus datos personales, incluyendo los obtenidos por medio del micrófono de tu móvil y el geoposicionamiento, para detectar fraudes». Es decir, convertir su terminal en una herramienta para espiar si el bar donde se está tomando una caña emite el fútbol pagando una licencia (que en el caso de la hostelería es más cara que la que se vende a los particulares) o lo hace de forma ilegal.

¿Cómo funciona esta tecnología? A la hora de los partidos, por ejemplo de un Madrd-Barça, la aplicación accede al GPS del teléfono, capaz de indicar la ubicación actual de su propietario: si está en una carnicería, en su casa o en el cine. Si detecta que se encuentra en un bar o local similar, activa automáticamente el micrófono, que descifra gracias a un algoritmo de sonido si se está emitiendo fútbol en sus instalaciones. Si el resultado es positivo, registran el nombre del establecimiento y pasan a comprobar si su dueño tiene o no contratado legalmente alguno de los canales que poseen los derechos de emisión.

La noticia generó una gran polémica ayer cuando dos abogados especializados en tecnología, Jorge Morell y Esther Botella, alertaron de ello a través de las redes sociales. Una queja que llegó a oídos de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), que ya ha abierto una investigación de oficio contra la Liga. Hasta ahora, el organismo que preside Javier Tebas no tenía por qué informar a sus usuarios de ello, pero con la reciente entrada en vigor el pasado 25 de mayo del nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) se ha visto obligado a pedir el consentimiento expreso. Si llegara a considerarse infracción muy grave podría ser objeto de sanción equivalente al 4% de la facturación anual o un máximo de 20 millones de euros.

La aplicación activa el micrófono del móvil para captar el sonido si detecta que está en un bar

150 millones de euros

La Liga, por su parte, se defendió alegando que «en ningún caso, nadie accede a los fragmentos de audio captados por el micrófono, ya que el sonido se convierte de forma automática en una señal, un código binario que un sistema informático es capaz de detectar como fraudulento sin almacenar ninguna grabación ni contenido». Además, cualquier persona que ya se haya descargado la aplicación puede revocar este permiso mediante la opción 'ajustes'.

La piratería descendió en España en 2017 un 6% respecto al año anterior. En la lista de contenidos, el fútbol solo supuso el 3% de los totales visualizados de forma ilegal, muy lejos de la música (40%), las series de televisión (23,5%) o los libros (10,5%), según el informe que presentó en abril el Observatorio Contra la Piratería. Sin embargo, la Liga cifra las pérdidas en 150 millones de euros anuales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos