Pelea de gallos entre Rajoy y Aznar

Raúl Pérez se mete en el papel de Mariano Rajoy/Comedy central
Raúl Pérez se mete en el papel de Mariano Rajoy / Comedy central

'El show de nuestro presidente', adaptación de Comedy Central del formato americano, cuenta en su estreno con Gabriel Rufián, Soy una pringada y Arkano

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Descarado, sorprendente, mordaz, reflexivo, rebelde y, sobre todo, «muy divertido y mucho divertido», así es 'El show de nuestro presidente', la adaptación que Comedy Central ha realizado en España del formato estadounidense 'The President Show'. Se trata de un programa de entretenimiento y humor que en su versión original tiene a Donald Trump como protagonista y aquí, como es lógico, es Mariano Rajoy el que toma el relevo. Y para meterse en la piel del mandatario popular han elegido a un sobresaliente Raúl Pérez. Hay secuencias en las que realmente parece el gobernante porque clava sus gestos, su forma de hablar y hasta su carácter. Hay grabaciones en la calle en las que había gente que dudaba. Perez, a quien vemos semanalmente en 'Tu cara me suena', no está solo en el empeño, le acompañan Judit Martín, que encarna a Soraya Sáez de Santamaría, y Mireia Portas, que parodia a Andrea Levy. Ambas están inmensas en sus respectivos roles.

Lo mejor del espacio, plagado de gags que retuercen la actualidad, son los encuentros del falso presidente con pintorescos personajes reales, antagónicos (en principio) al dirigente gallego. Así, la youtuber Soy Una Pringada instruye al lider del PP sobre el uso de internet y las redes sociales. «Aquí no hay manuales ni mierdas, hay que ir a las barricadas», aconseja la irreverente Estíbaliz Quesada, soltando 'perlas' como «Albert Rivera es un señor que le gusta un poco a las viejas, pero es franquista» o calificando a Puigdemont como «esa damisela en apuros que huye». Una vez aleccionado, el presidente ofrece su colaboración a la bloguera. «¿Qué puedo hacer para ayudarla?», interpela el jefe del Ejecutivo. «Dimitir, pero igual no le conviene porque yo a su edad no lo veo trabajando en el Burguer King», ironiza ella.

Impactante es ver el cara a cara con Gabriel Rufián, el auténtico, que en la barra de un bar, luciendo lazo amarillo, exaspera al protagonista con sus citas y sugerencias para 'petar' Twitter. Otro momento mítico es el encuentro con Arkano, que adriestra a Rajoy para triunfar en una 'batalla de gallos', una pelea verbal entre raperos en donde manda el 'freestyle' (o improvisación). Tras las afiladas 'pullas' del cantante alicantino, tiene lugar la contienda. «¿Seguro que quiere enfrentarse a él? La última vez que se cruzaron se tiró diez días durmiendo con la luz encendida», avisa Soraya al 'boss', que obvia la advertencia y encara el desafío. Y es entonces cuando se produce una mágica escena en la que vemos al ficticio Rajoy «el capitán del Prestige y Piolines», cara a cara con un clon de Aznar, «el héroe de Perejil y señor de las Azores». Los dardos orales son de órdago.

Fotografiarse con un niño catalán (con traductora de por medio) o hacer frente a las críticas de auténticos jubilados que sentencian: «Este país da pena», son las otras misiones del gobernante en la ocurrente ficción que seguro no deja a nadie indiferente.

De momento solo hay un programa grabado, pero la intención es hacer más, o por lo menos eso se deduce de la petición en redes sociales a Íñigo Errejón para que participe en un futuro episodio. ¡Y ojo!, que cercano y campechano, el falso Rajoy puede aportar un barniz de simpatía al verdadero. El humor es lo que tiene.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos