«Hacer ‘El Ministerio del Tiempo’ es un milagro»

Javier Olivares da instrucciones a Hugo Silva (Pacino) en un rodaje de ‘El Ministerio del Tiempo’.
Javier Olivares da instrucciones a Hugo Silva (Pacino) en un rodaje de ‘El Ministerio del Tiempo’. / tamara arranz

Javier Olivares y su hermano Pablo crearon esta serie de TVE que se despide hoy hasta otoño. «El único indispensable es Jaime Blanch (Salvador)»

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Hace un año, en julio de 2016, ‘El Ministerio del Tiempo’ (TVE, esta noche, 22.30 horas) tenía todavía mucho pasado por contar pero su futuro no estaba resuelto. La cadena pública no terminaba de renovar la serie, aunque al final lo hizo por una tercera temporada (que hoy se despide hasta septiembre). Ahora Javier Olivares (Madrid, 1958), creador de la ficción junto a su fallecido hermano Pablo, reconoce que nunca estuvo en peligro. «Había tres ofertas sobre la mesa mejores que la actual».

- ¿Somos pesimistas con nuestra propia historia?

- En el Congreso todavía se está debatiendo si quitar o no el Valle de los Caídos y después de varios países africanos, somos el país con mayor número de desaparecidos… Esos son datos objetivos que indican algo. De hecho esta serie surge para olvidar esas dos Españas y juntarlas en el mismo equipo: Alonso de Entrerríos, la tradicional; Amelia Folch, la avanzada; y luego un representante de la España escéptica, en este caso Pacino, que está harta de las otras dos. Tenemos que estar orgullosos de lo que hemos hecho bien y ser críticos con lo que hemos hecho mal.

- Hay mucho revisionismo histórico.

- Fíjate si es importante la historia que la asesora de Trump ha creado el término verdad alternativa. Hay una línea de pseudohistoriadores que están tergiversando unos hechos reales para que parezcan otra cosa.

- ¿Alguna vez ha pensado en que era mejor no tratar un tema en la serie?

- Sí y no. Por parte de la cadena nunca ha habido ninguna recomendación, pero soy consciente del tipo de serie que estoy haciendo. Si estuviera rodando ‘Quijano’, una ficción que nadie me quiere comprar y en la que Don Quijote vive en la época actual, trataría todos esos temas, porque le pega, pero ‘El Ministerio’ tiene su propia identidad, no deja de ser una serie de aventuras, procuro no ser dogmático. Aunque el capítulo de Felipe II fue muy arriesgado a nivel ideológico.

- ¿Llego a estar en peligro la serie en algún momento?

-Cuando todo el mundo decía que ‘El Ministerio del Tiempo’ estaba a punto de desaparecer había tres ofertas sobre la mesa mejores que la actual para que siguiera existiendo, y ahí lo dejo. Esta serie tendrá los días contados si seguimos con el ritmo frenético de trabajo que llevamos, sin planificación anual, con unas renovaciones al límite… ¡En tres años hemos creado 34 películas de 70 minutos!

- ¿Necesita un descanso?

- Hace falta reciclarse y reflexionar para no repetir las historias. Yo reconozco que estoy llegando boqueando al último capítulo. La gente de nuestro equipo está agotada y muchas veces tenemos problemas para retenerlos, eso no lo arregla una subida de presupuesto. Esto no es sobre una cadena en concreto, lo digo en general.

- Esta serie también es de su hermano Pablo, ¿piensa en él cuando escribe?

- Sí, y me imagino más de una bronca que me hubiera echado. Éramos muy exigentes el uno con el otro. De hecho si no escribo más del 20 por ciento del guion lo edito, pero no lo firmo.

- ¿Desconecta en algún momento?

- Imposible, necesitaría dos o tres meses en blanco. Hacer esto es un milagro, está fuera de los parámetros de cualquier otra serie española.

- ¿Y si hubiese una cuarta temporada?

- Aquí la dificultad es no repetirnos, probablemente no quedaría nadie de la patrulla ¿qué más voy a contar? Además me es difícil retenerlos porque tienen muchas ofertas. Para mí, el único indispensable en la serie es Jaime Blanch (Salvador).

Fotos

Vídeos