El jubilado de Portugalete que sorprendió en 'Got Talent'

El jubilado de Portugalete que sorprendió en 'Got Talent'
Telecinco.

Ángel Rodríguez acudió al show con una peonza y solo Risto votó que no, el publicista se llevó también una reprimenda de un espectador por echar a un cantante

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

'Got Talent' es un circo de muchas pistas en las que cabe de todo. Y ayer fue Ángel Rodríguez, un jubilado de 68 años procedente de Portugalete, el que sorprendió a la audiencia con tan solo una peonza. El vizcaíno arrancó su número lanzando la trompa al aire y recogiéndola con una cuchara que llevaba en la boca, sin que el artilugio dejara de bailar. Ante un más difícil todavía, el veterano portugalujo volvió a arrojar el instrumento recogiéndolo esta vez con su cabeza. Tras un pequeño fallo, volvió a intentar un equilibrio mayor, esta vez con la peonza sobre un estrecho palo que colocó a gran altura. Y no contento con la demostración, pidió al jurado que subiera al estrado para enseñarles. «A mí es que me parecía un juego muy varonil y me salía mucha pluma cuando la lanzaba», esquivó Jorge Javier. Solo Edurne aceptó el reto y logró hacer bailar el trompo siguiendo los consejos del maestro.

Ángel logró los tres votos afirmativos necesarios, solo Risto le negó el pase, «no puedo perdonarte el error que has cometido», dijo estricto. «Salió mal, aunque normalmente no me pasa, pero me puse nervioso», se excusó el vasco. «Eres el número uno, no solo con la trompa, también como persona», alabó Santi Millán entre bambalinas. «Es que no hay nadie que se dedique a esto y hay que tratar de que la gente joven recupere el hobby», reclamó el vizcaíno antes de irse.

El espectáculo continuó salpicado de talento, y otras virtudes más osadas. Jordi Giménez salió a escena dispuesto a merendarse al tribunal y al respetable con sus melodías. El supuesto artista sufrió una negativa general. Risto, Edurne y Eva Hache apretaron el temido botón rojo y aunque Jorge Javier se resistió a la presión del publicista, que le animaba a la expulsión, fue la cómica la que acabó dándole al último pulsador. El cantante no se tomó mal la derrota, pero un amigo suyo que se encontraba entre el público saltó desde su butaca increpando a Mejide. «Lo que no soporto del jurado es que tú hagas la faena del otro», denunció a gritos sorprendiendo al cuarteto. «Si he sido yo», argumentaba Eva un tanto cohibida. «Bueno, pues que cada uno haga su faena», zanjaba el cabreado espectador. «Seguiré luchando», exclamaba el catalán desde el escenario. «¡No, no nos hagas esto!», suplicaba Risto con ironía. Y así hasta que el presentador se llevó al sufrido participante, que se despidió «con lágrimas en la mano», dijo. Cada uno llora como quiere.

El momento más divertido de la velada lo protagonizó Patricia Galván, una gaditana que llegaba para provocar risas con un molólogo sobre las dietas. «Quiero ser la primera mujer cómica que gane un talent show», proclamó antes de actúar. Y consiguió seducir a la audiencia y a casi todo el jurado. Solo Risto se quedó impávido ante sus historias. «A mí no me has hecho gracia», sentenciaba. «Escúchamé –replicó ella- yo he dicho que era cómica, no la Virgen de Lourdes». Y las carcajadas sonaron fuera del teatro. Y hasta al del 'Chester' le hizo gracia el alegato. Otro de los 'zascas' que se llevó el juez de las gafas oscuras se lo propinó Bruno Macaggi, un joven que tampoco le convenció, aunque sí a sus otros tres compañeros. Antes de retirarse, el chaval se desquitó: «Hace unos años me presenté a otro programa y también me llevé un 'no' tuyo –le dijo a Risto- y seguí trabajando y luchando por mi sueño, y hace poco recibí el premio a Mejor Artista Nacional de circo de España». Ahí queda eso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos