Instrucciones para malas feministas

'The Good Fight'/
'The Good Fight'
ROSA BELMONTE

Las instrucciones no sobran. Y tampoco hay que escandalizarse por el manual retirado de la AFA sobre cómo seducir a las rusas en el Mundial. «Las chicas rusas, como cualquier otra chica, ponen mucha atención si eres limpio, hueles bien y vas bien vestido». Destinado a futbolistas, dirigentes, técnicos y periodistas (no al Dick Solomon de 'Cosas de marcianos'), también advertía de que a las chicas rusas no les gusta que las vean como objetos. Ojalá todos los hombres siguieran esos consejos. Dejando aparte el cliché del sexismo, está escrito con los pies y no parece que tenga detrás el estudio de antropología cultural que el Gobierno estadounidense encargó a Ruth Benedict en 1944 sobre las normas y valores de la sociedad japonesa. Con el informe (que luego se publicaría como 'El crisantemo y la espada') pretendían predecir el comportamiento del enemigo en el Pacífico, que tan desconcertados los tenía. Lo de la AFA no serviría si la chica rusa que te encuentras es Villanelle, la de 'Killing Eve', porque lo que va a hacer es killing you en cuanto te acerques.

Pero sí se necesitan instrucciones. El último capítulo de 'The Good Fight', esa maravilla que siempre va por delante, trata de una mala cita que acaba en el blog 'Assholes to avoid' (gilipollas a evitar, y perdón por el galicismo). La chica que comparte la cita en internet y el chico que la demanda porque lo han despedido cuentan lo mismo. Sólo difiere la interpretación de cada uno. Y dice Liz Reddick (Audra McDonald): «Representamos a asesinos y estafadores y esto es lo que crea controversia». Así estamos.

La jovenzuela presuntuosa que lleva esa web de escarmientos declara: «El mundo está cambiando y los hombres deben dejar sus viejas costumbres». Lo mejor es cuando la muy ceporra carga contra Diane y otras feministas de los 60. «Sé mucho más que ustedes». «Han abierto camino, ya pueden descansar». «No las necesitamos». Lo que sí necesitamos son instrucciones. Los hombres para actuar con las mujeres, las mujeres con los hombres y las feministas mayores para tratar a las jóvenes. Si estas lo permiten.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos