La hermana del cantante Juanes lleva 24 años en coma

Bertín Osborne charla con Juanes, en «Mi casa es la tuya». /Mediaset
Bertín Osborne charla con Juanes, en «Mi casa es la tuya». / Mediaset

El artista colombiano visita a Bertín Osborne en «Mi casa es la tuya» junto al resto de coaches de «La Voz»

ELCORREO.COM

Su carácter templado, su gesto apacible y sus discretas intervenciones en «La Voz» contrastan con su apabullante carta de presentación: 25 premios Grammy y Latin Grammy y una fulgurante carrera que le ha convertido en el artista de rock más importante del mundo latino. Juanes visitó ayer la casa de Bertín Osborne en «Mi casa es la tuya» para descubrir la cara más íntima del cantante.

Tímido y regordete. Si viésemos conocido a Juanes cuando era un niño no nos hubiésemos imaginado hasta dónde podría llegar. «Solo comía papas», cuenta entre risas. Sin embargo, el cantante tuvo claro que la música era lo suyo con 14 años. Después de varios años actuando en el colegio, Juanes se hizo «adicto» a los escenarios: «Me gustaba la sensación de conectar con el público». Su infancia la pasó en Colombia, donde la violencia de las calles le obligó a crecer en su casa con su familia. «Allí a todo el mundo le ha tocado la violencia en la puerta de su casa. A nosotros nos pasó con nuestro primo hermano que fue secuestrado y asesinado por la guerrilla», cuenta.

Gracias a sus hermanos aprendió a tocar la guitarra, un instrumento que fue su pasaporte a la fama, a pesar de las dificultades de sus inicios, en los que formó parte de diversos grupos de rock duro. «Se me olvidó hasta estudiar el primer año que estuve con la banda. Pero mi mamá me dijo que podía hacer lo que quiera, pero primero tiene que estudiar», cuenta. Juanes empezó los estudios de Ingeniería mecánica, pero se volvió «loco». Paso por otras dos carreras hasta que decidió salir de Colombia: «Vendí todo y me fui a Miami. Allí, un amigo me dejó quedarme en su piso. Allí dormía literalmente en el suelo».

Llegó sin apenas dinero y sin idea de inglés. Aguantó tres meses hasta que decidió irse a Nueva York, donde soportó solo uno. «Me fui para Los Ángeles y ahí si. Hay montañas, árboles… Era distinto. Aun así fue de los años más cumplicados de mi vida. Le decía a mi madre que no podía más y en lugar de decirme ‘véngase para la casa’, ella me decía que estuviera tranquilo». Tras mucho trabajo, Juanes consiguió su sueño. «Estaba grabando con el productor que yo quería (Gustavo Santaolalla), en el estudio que yo quería. Tenía un coche, dinero para comer... Estaba viviendo un sueño», cuenta.

Habló de su familia, especialmente de su hermana. «Cada vez que llego a la casa de cualquier viaje o cualquier concierto, entro al cuarto de mi hermana y se me cae la vida. Hace 25 años que ella tuvo a su niña. Nació y a los cinco minutos le dio una hemorragia interna y quedó vegetativa hasta el día de hoy», relata.

No estuvo solo en «Mi casa es la tuya». Pablo López, Malú y Manuel Carrasco acompañaron a Juanes y contarán cómo están viviendo las horas previas a la final de «La Voz», que se celebra este viernes. Todos ellos continuaron conversando en la cocina y degustaron unas arepas, un plato típico colombiano que preparó Juanes.

Antes de despedirse, los cuatro artistas interpretaron en casa de Bertín algunos de sus temas más importantes: Juanes y Pablo López cantaron sus últimos singles, «Ya es tarde» y «El patio», respectivamente; y a dúo, el éxito «Tu enemigo». Manuel Carrasco interpretó «Desde aquí del otro lado», tema que ha compuesto para su hija Chloe, y «Que nadie» a dúo con Malú. Además, juntos interpretaron «Otra vez», la canción que los cuatro coaches han compuesto específicamente para la quinta edición de «La Voz».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos