La gran mentira que Mila Ximénez dijo en la tele

Mila Ximénez, durante el 'Chester'./
Mila Ximénez, durante el 'Chester'.

La colaboradora de 'Sálvame' se sentó en el 'Chester' de Risto Mejide y confesó que ha vendido mentiras «para sobrevivir»

JOSEBA FIESTRAS

«Bienvenidos a un mundo de mentiras a medias entre quienes solo les interesa vendernos algo y los que solo compramos aquello que nos gusta escuchar». Así empezaba ayer Risto Mejide su 'Chester' que versaba sobre la posverdad: un acontecimiento, falso o real, que se acepta de antemano por el simple hecho de que encaja con nuestros esquemas mentales. Las nuevas ventanas mediáticas propician la proliferación de este concepto, que muchos medios tradicionales también han adoptado. «En 'Sálvame' sois la fábrica de la posverdad de este país», expuso el presentador ante Mila Ximénez, colaboradora habitual del espacio ‘rosa’ de Telecinco. «Pero yo me siento bien», argumentó ella sincera.

Directo al grano, Mejide preguntó si había comercializado con falsedades alguna vez y la ‘todoterreno’ no se cortó al confesar que sí. «He vendido mentiras para sobrevivir», afirmó para luego explicar que pasó una época muy mala «y creía que no iba a volver a levantar cabeza». Y entonces le contrataron en ‘Crónicas marcianas’, donde llegó a asegurar que había mantenido una relación sexual con la periodista Encarna Sánchez, hecho que desmintió al cabo de unos años. «Y si me dicen ahora que me dan medio millón de euros por decirlo otra vez, lo digo», sentenció entre risas. Poco duró el buen humor, ya que ante las imágenes del recordado ‘late’ de Xavier Sardá la invitada se derrumbó y se echó a llorar. «Si pudiera borrar de mi vida mis años en ‘Crónicas marcianas’ lo haría», desveló la periodista argumentando que aquella colaboración «fue la más humillante». «Éramos como cerdos metidos en un corral. Se trataba de ver quién insultaba más o quién era el más zafio o el más cruel. Me arregló la vida, pero me ha quedado una herida muy profunda», manifestó Ximénez llorando.

En cuanto a su trabajo actual, la entrevistada, muy franca durante toda la charla, contó que no hay mucha gente interesante en el mundo del ‘corazón’. «Se han ido», declaraba, «y es una putada porque se han dado cuenta de que nuestros cabreos (los de los colaboradores de Jorge Javier) funcionan y nos provocan para que saltemos, pero a mí ya no me afecta». La conversación también abordó otras 'posverdades' cercanas como la falsa noticia de que Ylenia, la hija de Al Bano y Romina Power, estaba viva, ‘primicia’ que abanderó Lydia Lozano hace unos años. «Es mentira que Lydia realizó una investigación. Simplemente recibió una información y la hizo suya. Debió comprobarlo. Pero aquello daba audiencia y unos no podían pararlo por eso y ella tampoco, por el protagonismo que le daba», opinó Mila. Sin pelos en la lengua, la ex concursante de ‘Supervivientes’ sostuvo que aquello le pareció «una barbaridad», para argüir luego que cuando una noticia funciona «todo se retroalimenta. Hacíamos unas audiencias bárbaras y no lo querían detener», reveló.

Ximénez no se cortó a la hora de hablar de su vida, «un caos que he salvado con sentido del humor y pérdidas de memoria», sostuvo refiriéndose a su matrimonio con el tenista Manolo Santana, época que definió como «complicada porque no se portó bien conmigo». Y para los malos momentos tiene un mecanismo de autodefensa, «se me borran las imágenes y no me acuerdo de nada», zanjó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos