Ganes, pierdas o empates

Ganes, pierdas o empates
Rosa Belmonte
ROSA BELMONTE

Mientras TVE homenajea a Jardiel Poncela, Netlix estrena ‘Humanity’, el primer espectáculo de stand-up de Ricky Gervais desde 2010. «Me río de todo porque todo es risible», decía Jardiel, de quien el lunes se emitió en ‘Imprescindibles’ el documental (‘Inverosímil’) que se le hizo en 2014. Anoche le tocaba el turno a ‘Los habitantes de la casa deshabitada’. Si Jardiel fue despreciado por la España republicana en América y por el franquismo (era conservador para la izquierda y libertino para la derecha), Gervais lo es por quienes se ofenden por cualquier cosa. Por supuesto, también eran admirados y reconocidos. Son admirados y reconocidos por su talento para el humor. Y que se mueran los feos.

En 1846, Jardiel estrenó ‘El sexo débil hace gimnasia’, obra feminista, pero ve a decírselo a los stalkers de la RAE. A Jardiel no le gustaban ni las mujeres convencionales (huelen a bacalao a la vizcaína) ni los hombres formales (se parecen a los burros en que se toman en serio y se diferencian en que van al café a discutir de política). Jardiel sostenía que a los críticos (los parásitos de la literatura) había que fumigarlos con Flitz, Gervais hace humor con quienes lo critican en Twitter.

Y qué ritmo para hacerlo, qué orden para despachar todo ese ingenio. Para recordar los chistes que han ofendido, para contar los que nunca ha contado (y sí, claro, los cuenta). El funeral de su madre, él siendo violado por el demonio, la que se armó con su chiste sobre Caitlin Jenner en los Globos de Oro de 2016 (lo llamaron transfóbico porque utilizó el nombre de Bruce Jenner y eso es ‘deadnaming’; ni que decir que en el espectáculo lo repite y repite y repite: «Lo vi en los Juegos Olímpicos»). Como repite que claro que se pueden hacer chistes sobre violaciones, el Holocausto o las alergias (aquí también hay reclamaciones).

El chiste sobre lo malo no es malo necesariamente, no aprueba lo malo, puede ir en contra de lo malo. En casa de Ricky Gervais había un lema: «Si piensas algo gracioso, debes decirlo. Ganes, pierdas o empates». En la de Jardiel debía de pasar lo mismo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos